La extensión de la crisis a Alemania, 1932

Evolución del paro y del apoyo a los nazis en Alemania

“Aunque los primeros efectos del crack se exportaron de inmediato fue en 1931 cuando el grueso de la crisis estalló a escala mundial con resultados similares a los producidos en EE.UU.: hundimiento el sistema crediticio, desplome de las cotizaciones bursátiles, caída de la inversión, descenso de los precios, contracción de la actividad eeconómica, aumento del paro, reducción de la demanda.

El paro se cebó especialmente en la mano de obra industrial, en las masas obreras del ramo de la construcción y en la minería. El número de parados en todo el mundo llegó a alcanzar lacifra de 40 millones (eran 10 millones antes de la crisis). El panorama de la depresión ofreció su cara más sombria en las calles, en las filas de hombres sin empleo que hacían cola ante una propuesta de trabajo eventual, ante las entidades de auxulio que proporcionaban alimentos, o al contemplar a hombres encartelados exponiendo su dramática situación y pidiendo un trabajo cualquiera para poder dar de comer a sus hijos.

Se dice a menudo que los jóvenes sufren menos que las personas mayores esta situación de desempleo. Nuestra experiencia no demuestra lo contrario. Nuestra desorganizada economía ya no es capaz, hoy en día, de preparar de manera ordenada a la nueva generación para el trabajo. Cientos de miles de jóvenes quedan si trabajo así que terminan su aprendizaje; permanecen en esta situación largos períodos de tiempo, y pierden así la pericia que adquirieron en su preparación y que nunca llevaron a la práctica. ¿En qué se convertirá la economía alemana, pregunto yo, si no hay una nueva generación que conserve las mundialmente famosas cualidades del pueblo alemán?”

Discurso de W. Eggert, Secretario del XV Congreso de la Unión de Sindicatos Alemanes, 13 de abril de 1932.

Anuncios

#alemania

Tratado germanorruso de Rapallo, 1923

El gobierno alemán, representado por el ministro del Reich doctor Walther Rathenau, y el gobierno de la Federación de Repúblicas Socialistas Soviéticas Rusas, representado por el comisario del pueblo Chizcherin, han acordado las siguientes disposiciones:

En Rapallo, una pequeña ciudad próxima de Génova, se celebraron las reuniones entre Alemania y la Rusia soviética que dieron lugar al Tratado de Rapallo. En esta foto, el Canciller alemán, Dr. Joseph Wirth (segundo desde la izquierda), con la delegación de la Unión Soviética, LB Krasin, G.W. Chicherin y A.A. Joffe (continuación de izquierda a derecha).

Artículo 1

Ambos gobiernos convienen en que las relaciones entre Alemania y la F. de las R. S. S. sobre los problemas de la postguerra deben regularse por las siguientes bases:

a) Alemania y la F. de las R. S. S. renuncian mutuamente a la reparación de sus gastos y daños de guerra, es decir, a aquellos daños que hayan producido a ellos y a sus súbditos las medidas militares en el teatro de la guerra, incluyendo las requisiciones llevadas a cabo en país enemigo. Del mismo modo renuncian ambas partes a la indemnización de los daños civiles que a los súbditos de una parte hayan ocasionado las llamadas medidas excepcionales de guerra o las medidas de gobierno adoptadas por los órganos oficiales de la otra parte;

b) Se reglamentarán, conforme al principio de la reciprocidad, las relaciones jurídicas públicas y privadas, afectadas por el estado de guerra, incluso las cuestiones relativas al trato de los buques mercantes capturados por la otra parte.

c) Alemania y Rusia renuncian recíprocamente a la indemnización de los gastos hechos por ambas partes con los prisioneros de guerra. El gobierno alemán renuncia igualmente al reembolso de los gastos hechos por él para los soldados del ejército rojo internados en Alemania. A su vez el gobierno ruso renuncia a la devolución del producto de la venta hecha por Alemania del material militar, requisado y llevado a Alemania.

Artículo 2

Alemania renuncia a las reclamaciones que pudieran formularse contra Rusia por la aplicación anterior de las leyes y medidas de la F. de las R. S. S. a súbditos alemanes o a sus derechos privados o a los derechos de Alemania y de sus Estados y por las medidas dictadas por la F. de las R. S. S. o por un órgano suyo contra súbditos alemanes o contra sus derechos privados, suponiendo que el gobierno de la F. de las R. S. S. no acceda a reclamaciones análogas de otros Estados.

Artículo 3

Quedan restablecidas las relaciones diplomáticas y consulares entre Alemania y la F. de las R. S. S. Un convenio especial reglamentara la admisión recíproca de los cónsules.

Artículo 4

Ambos gobiernos convienen también en aplicar el principio de nación más favorecida a la condición jurídica general de los nacionales de una parte en el territorio de la otra parte y a la reglamentación general de las relaciones comerciales y económicas entre ambas partes. El principio de nación mas favorecida no se extiende a los privilegios y ventajas que la F. de las R. S. S. conceda a una republica soviética o a un Estado que anteriormente formaba parte del imperio ruso.

Artículo 5

Los dos gobiernos atenderán recíprocamente con toda la benevolencia posible a las necesidades económicas de ambos países. Ambos se inspirarán en este pensamiento al reglamentar este problema sobre una base internacional. El gobierno alemán se manifiesta dispuesto a apoyar, en cuanto le sea posible, los acuerdos hechos por firmas privadas que le sean comunicados y a facilitar su cumplimiento.

Artículo 6

Los artículos 1º y 4º de este tratado entrarán en vigor con la ratificación: las demás disposiciones de este tratado entrarán en vigor inmediatamente.

Hecho por duplicado en Rapallo el 16 de abril de 1922.

#alemania, #urss

Ultimátum a Alemania para el pago de las repaciones de guerra, 1921

Consecuencias territoriales del Tratado de Versalles para Alemania

Tras la firma del Tratado de Versalles, la cuestión del Ruhr fue un constante punto de fricción entre Alemania y Francia, que desembocaría posteriormente en los acontecimientos de 1923. No era la primera vez que Francia entraba en el Ruhr. Ya lo había hecho en mayo de 1920, en respuesta a las operaciones de los freikorps contra el Ejército Rojo del Ruhr, y de nuevo en marzo de 1921, también para presionar a Alemania a pagar sus reparaciones de guerra. De este momento, es el siguiente ultimátum internacional relativo a las reparaciones de guerra a Alemania:

Los Gobiernos aliados declaran que, a pesar de las repetidas concesiones hechas por ellos desde la firma del Tratado de Versalles, el Gobierno alemán, que no ha hecho caso de las advertencias ni de las medidas coercitivas acordadas en Spa y París, ni tampoco de las establecidas en Londres, en vigor desde la misma fecha de su publicación, se encuentra retrasado en el cumplimiento de las condiciones a que le obliga el Tratado de Versalles, afectando este retraso a los puntos siguientes:

1. Desarme.
2. Pago de doce mil millones de marcos oro, el cual, conforme al artículo 235 del Tratado de Paz, prescribía el 1 de mayo de 1921 y cuya liquidación en el plazo citado había sido exigido ya por la Comisión de Reparaciones.
3. Enjuiciamiento de los criminales de guerra con ; arreglo a las condiciones fijadas repetidamente por los aliados en las notas de 23 de febrero y 17 de mayo de 1920.
4. Algunas otras cuestiones importantes, sobre todo las que afectan a los artículos 264 a 267, 269, 273, 321, 322 a 327 del Tratado de Paz.

En consecuencia, acuerdan:

A. Adoptar a partir de hoy todas las medidas necesarias para la ocupación del valle del Ruhr por las tropas aliadas, ocupación que se efectuará de acuerdo con lo establecido en el apartado D.

B. Exigir a la Comisión de Reparaciones, conforme » al artículo 233 del Tratado de Paz, que, sin demora alguna, comunique al Gobierno del Reich los plazos y condiciones del finiquito total de las deudas alemanas, participando antes del 6 de mayo como máximo al Gobierno alemán la resolución adoptada en dicho sentido.

C. Exigir al Gobierno alemán que, dentro de los seis días siguientes a la recepción de la resolución antedicha, manifieste francamente estar decidido a:

1. Cumplir sin reparos ni condiciones sus obligaciones en la forma fijada por la Comisión de Reparaciones.
2. Aceptar y llevar a efecto las medidas de seguridad prescritos por la Comisión de Reparaciones, sin reservas ni demora.
3. Llevar a efecto sin reservas ni demora las medidas encaminadas al desarme naval, aéreo y de tierra, comunicadas al Gobierno alemán por las potencias aliadas en escrito de 29 de enero de 1921, por cuanto la realización de estas medidas ha llegado ya a su plazo de vencimiento, y comprometerse a llevar a cabo ulteriores medidas fijadas para plazos determinados.
4. Proceder sin reservas ni demora al enjuiciamiento de los criminales de guerra, así como cumplir las restantes partes del Tratado de que se habla en el párrafo 1.° de esta nota, a las cuales todavía no se ha dado satisfacción hasta la fecha.

D. Ocupar el 12 de mayo el valle del Ruhr y adoptar todas las medidas militares navales y terrestres necesarias para el caso de que el Gobierno alemán no cumpla las disposiciones anteriormente citadas. Esta ocupación durará hasta tanto el Gobierno alemán haya cumplido las condiciones enumeradas en el apartado C.

Londres, 5 de mayo de 1921.

Lloyd George, Briand, Sforza, Jaspar, Hayashi.

Fuente: http://granguerra.crearforo.com/la-ocupacion-francesa-del-ruhr-1923-es781.html

#alemania, #reparaciones-de-guerra

La oposición obrera a la ocupación del Ruhr, 1923

Cartel contra la ocupación francesa del Ruhr, 1923

“Pueblos obreros de Europa: la ocupación del Ruhr significa una guerra nueva, por más que ahora por parte alemana no exista una fuerza armada capaz de resistencia, este acto de violencia acentuará los antagonismos entre los diferentes Estados y exasperará e inflamará las pasiones nacionalistas. A ambos lados de la frontera, desencadenará la reacción más extremista y desbrozará el camino a todas las formas de fascismo.

(…) ¡Trabajadores de Francia¡ Levantad todos juntos y con fuerza vuestra voz contra la ocupación del Ruhr, contra la explotación de los obreros franceses y alemanes reunidos. Oponeos a la marea nacionalista, luchad por la retirada inmediata de las tropas de las regiones ocupadas. Luchad para obtener la más alta tasación de las fortunas capitalistas con vistas al pago de las deudas de guerra y de la restauración de las regiones devastadas.

Decid a vuestros hermanos y a vuestros hijos que sirven bajo el uniforme que, combatiendo para reducir a servidumbre a los obreros alemanes, están combatiendo en realidad en favor de su propia esclavitud.”

Oposición de sindicatos y partidos de izquierda europeos contra la ocupación franco-belga de la cuenca del Ruhr.

P. Limouzin. Textos y documentos de historia., p. 63

#alemania, #francia

Fin de la resistencia pasiva en el Ruhr, 1923

En agosto de 1923 dimitió el canciller alemán Cuno. El nuevo gabinete germano, presidido por Gustav Stresemann, llamó el 26 de septiembre al cese de la resistencia pasiva. Los franceses, poco tiempo después, aceptaron la retirada del Ruhr que se implementó en varios plazos.  En cualquier caso la humillación sufrida por los alemanes con esta ocupación hizó que en toda la zona surgiera un fuerte sentimiento nacionalista. En este documento se plasma el llamamiento alemán al cede de la resistencia pasiva:

Gustav Stresemann

“El 11 de enero las tropas francesas y belgas, en contra del derecho y los tratados, ocuparon el territorio del Ruhr. Desde este momento el Ruhr y la Renania están en la mayor miseria. Más de ciento ochenta mil alemanes, hombres, mujeres, viejos y niños han sido expulsados de sus hogares. Para millones de alemanes no existe más que un concepto de libertad personal. Innumerables actos de violencia han acompañado la ocupación; más de cien compatriotas han perecido allí. Centenares languidecen todavía en prisión. Frente a la ilegalidad de la invasión se levantó el sentimiento del derecho y el de la patria. La población se ha negado a trabajar bajo las bayonetas extranjeras. El pueblo alemán en su totalidad, en estos momentos de gran angustia, le expresa su gratitud por su fidelidad y esa constancia testimoniada hacia el Reich. El Gobierno del Reich se ha hecho cargo, tanto como le ha sido posible, de asistir a nuestros compatriotas en la aflicción; se ha recurrido a los medios posibles de acción del Reich en proporciones siempre crecientes. Durante la semana pasada las ayudas para el Ruhr y la Renania se han elevado a la suma de 3.500 billones de marcos y es de esperar que en la semana en curso esta suma sea como mínimo doblada. El anterior nivel de producción del Ruhr y de la Renania se ha hundido. La vida económica en los territorios ocupados y no ocupados se ha trastornado. Esto es de tal gravedad que, si se continúa con los procedimientos empleados hasta ahora, el peligro amenaza con hacer imposible una moneda estable, el mantenimiento de la vida económica y, por consiguiente, la posibilidad de asegurar la simple existencia de nuestro pueblo. Es preciso, pues, en interés del porvenir de Alemania, así como del Ruhr y de Renania, detener este peligro. Para mantener la vida del pueblo y del Estado, nos encontramos hoy ante la amarga necesidad de cesar el combate (…). No olvidaremos jamás lo que han sufrido aquellos que, en los territorios ocupados, fueron objeto de severos castigos. No olvidaremos jamás lo que han abandonado aquellos que prefirieron marcharse de su país natal antes que romper su fidelidad a la patria (…). El presidente y el Gobierno del Reich afirman aquí solemnemente ante el pueblo alemán y ante el mundo que no aceptarán ningún acuerdo que arrebate el más pequeño trozo de tierra alemana al Reich alemán (…). “

Las tropas alemanas, derrotadas, se retiran del Ruhr. | Bundesarchiv

Llamamiento del Gobierno para el cese de la resistencia pasiva. 20 de septiembre de 1923. Recogido en M. Chaulanges y otros. Textes historiques. 1973.

#alemania, #francia

La resistencia pasiva alemana en el Ruhr, 1923

La reacción del gabinete alemán, presidido por Cuno, ante la toma del Ruhr, fue decretar la resistencia pasiva. Las fábricas cerraron y el gobierno de Berlín sufragó a los huelguistas. La situación llevó a la economía alemana al colapso.  Al mismo tiempo, se inició la producción de más papel moneda para sufragar los gastos originados por la ayuda a los obreros en paro y por las compensaciones a sus patronos. Esto sin duda alguna hizo que se disparara la inflacció. Alemania militarmente no podía hacer frente a las tropas belgas y francesas por ello esta resistencia pasiva fue la mejor respuesta que pudieron dar al enemigo. Sin embargo aquellos que se negaron a coperar fueron hostigados por los soldados francofonos. Esta conducta alemana durante la ocupación trajó como consecuencia la muerte de 132 y más de 150.000 personas en el Ruhr alemán fueron expulsadas de sus hogares.  El propio cuno pronunciaba este discurso ante la ocupación:

Wilhelm Cuno, canciller alemán, enero de 1923

“El 11 de enero las tropas francesas y belgas, en contra del derecho y los tratados, ocuparon el territorio del Ruhr. Desde ese momento el Ruhr y la Renania están en la mayor miseria. Mas de ciento ochenta mil alemanes, hombres, mujeres, viejos y niños han sido expulsados de sus hogares. Para millones de alemanes no existe más que un concepto de libertad personal… Frente a la ilegalidad de la invasión se levantó el sentimiento del derecho y el de la patria… El Gobierno del Reich se ha hecho cargo, tanto como le ha sido posible, de asistir a nuestros compatriotas en la aflicción… Durante la semana pasada las ayudas para el Ruhr y la Renania se han elevado a la suma de 3.500 billones de marcos y es de esperar que en la semana encurso esta suma sea como mínimo doblada. El anterior nivel del Ruhr y la Renania se ha hundido. La vida económica de los territorios ocupados y no ocupados se ha trastornado. Esto es de tal gravedad que, si se continua con los procedimientos empleados hata ahora, el peligro amenaza con hacer imposible una moneda estable, el mantenimiento de la vida económica y, por consiguiente, la posibilidad de asegurar la simple existencia de nuestro pueblo. Es preciso, pues, en interés delprovenir de Alemania, así como del Ruhr y la Renania, deterner este peligro. Para mantener la vida del pueblo y del Estado, nos encontramos hoy ante la amarga necesidad de cesar el combate…

No olvidaremos jamás los que han sufrido aquellos, que, en los territorios ocupados, fueron objeto de severos castigos. No olvidaremos jamás los lo que han abandonado aquellos que prefirieron marcharse de su país natal antes que romper su fiedelidad con la patria… “

Fuente: http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?p=53251

#alemania, #francia