Fin de la resistencia pasiva en el Ruhr, 1923

En agosto de 1923 dimitió el canciller alemán Cuno. El nuevo gabinete germano, presidido por Gustav Stresemann, llamó el 26 de septiembre al cese de la resistencia pasiva. Los franceses, poco tiempo después, aceptaron la retirada del Ruhr que se implementó en varios plazos.  En cualquier caso la humillación sufrida por los alemanes con esta ocupación hizó que en toda la zona surgiera un fuerte sentimiento nacionalista. En este documento se plasma el llamamiento alemán al cede de la resistencia pasiva:

Gustav Stresemann

“El 11 de enero las tropas francesas y belgas, en contra del derecho y los tratados, ocuparon el territorio del Ruhr. Desde este momento el Ruhr y la Renania están en la mayor miseria. Más de ciento ochenta mil alemanes, hombres, mujeres, viejos y niños han sido expulsados de sus hogares. Para millones de alemanes no existe más que un concepto de libertad personal. Innumerables actos de violencia han acompañado la ocupación; más de cien compatriotas han perecido allí. Centenares languidecen todavía en prisión. Frente a la ilegalidad de la invasión se levantó el sentimiento del derecho y el de la patria. La población se ha negado a trabajar bajo las bayonetas extranjeras. El pueblo alemán en su totalidad, en estos momentos de gran angustia, le expresa su gratitud por su fidelidad y esa constancia testimoniada hacia el Reich. El Gobierno del Reich se ha hecho cargo, tanto como le ha sido posible, de asistir a nuestros compatriotas en la aflicción; se ha recurrido a los medios posibles de acción del Reich en proporciones siempre crecientes. Durante la semana pasada las ayudas para el Ruhr y la Renania se han elevado a la suma de 3.500 billones de marcos y es de esperar que en la semana en curso esta suma sea como mínimo doblada. El anterior nivel de producción del Ruhr y de la Renania se ha hundido. La vida económica en los territorios ocupados y no ocupados se ha trastornado. Esto es de tal gravedad que, si se continúa con los procedimientos empleados hasta ahora, el peligro amenaza con hacer imposible una moneda estable, el mantenimiento de la vida económica y, por consiguiente, la posibilidad de asegurar la simple existencia de nuestro pueblo. Es preciso, pues, en interés del porvenir de Alemania, así como del Ruhr y de Renania, detener este peligro. Para mantener la vida del pueblo y del Estado, nos encontramos hoy ante la amarga necesidad de cesar el combate (…). No olvidaremos jamás lo que han sufrido aquellos que, en los territorios ocupados, fueron objeto de severos castigos. No olvidaremos jamás lo que han abandonado aquellos que prefirieron marcharse de su país natal antes que romper su fidelidad a la patria (…). El presidente y el Gobierno del Reich afirman aquí solemnemente ante el pueblo alemán y ante el mundo que no aceptarán ningún acuerdo que arrebate el más pequeño trozo de tierra alemana al Reich alemán (…). “

Las tropas alemanas, derrotadas, se retiran del Ruhr. | Bundesarchiv

Llamamiento del Gobierno para el cese de la resistencia pasiva. 20 de septiembre de 1923. Recogido en M. Chaulanges y otros. Textes historiques. 1973.

Anuncios

#alemania, #francia