Impresión de una fábrica durante el siglo XIX

Industria madrileña. Taller principal de la fábrica plateria modelo de L. Espuñes. Ilustracion Española y Americana. 1885

Industria madrileña. Taller principal de la fábrica plateria modelo de L. Espuñes. Ilustracion Española y Americana. 1885

“La condujo a la derecha a otro cobertizo, donde su patrón instalaba toda una fabricación mecánica. En el umbral vaciló, sobrecogida de un miedo instintivo. El inmenso local, sacudido por las máquinas, tembla­ba; y se veían flotar grandes sombras manchabas de fuego rojo. Pero él la tranquilizó, sonriente, jurando que no había nada que temer; únicamente debía tener cuidado de no acercar demasiado sus faldas a los engranajes. Echó a andar delante, y ella le siguió en medio de aquel es­truendo ensordecedor en donde toda clase de ruidos silbaban y roncaban, envueltos en humaredas pobladas de seres fantásticos, de hombres negros, atareados y de máquinas agitando sus brazos. De tal modo que la plan­chadora no diferenciaba unas de otros. Los pasos eran estrechísimos y resultaba necesario saltar sobre los obstáculos, evitar los agujeros y apartarse para resguardarse de un carretón. No se oía hablar. Gervasia nada distinguía aún, todo danzaba a su alrededor. Después, como experimentara por encima de su cabeza la sensación de un gran batir de alas, levantó los ojos y se entretuvo en mirar las correas, las largas cintas que tendían en el techo una gigantesca tela de araña, cada uno de cuyos hilos se devanaba en un extre­mo, detrás de un pequeño muro de ladrillos; las correas parecían hilar por sí mismas y traer el movimiento desde el fondo de la sombra, con su resbalar continuo, regular, dulce como el vuelo de un ave nocturna”.

E. ZOLA, La taberna, 1877

Anuncios

Las corrientes migratorias en la Segunda Revolución Industrial

Las migraciones intercontinentales durante la Segunda Revolución Industrial

Alrededor del 85 % de la emigración de Italia a los Estados Unidos proviene del sur de Italia, incluyendo Sicilia. La proporción de mujeres y niños crece cada año, mostrando una tendencia a la residencia permanente en nuestro país. […] Del 80 al 90 % de la emigración italiana la integra el campesinado; el resto son sastres, zapateros y carpinteros, pero no, por regla general, trabajadores de primera clase. […] Las duras condiciones de la agricultura en Italia no son la única causa de la emigración italiana. La superpoblación es una causa activa. Italia es el país más populoso de Europa, un 30 % más poblado que Francia o Austria. Italia en los últimos años ha enviado a los Estados Unidos aproximadamente la misma proporción con respecto a su población que Gran Bretaña e Irlanda, pero tres veces más que la proporción alemana. […]

F. L. DINGLEY, European Emigration. Studies of Emigration moving out of Europe, especially that flowing to the United States, 1890.

Fuente: Historia del Mundo Contemporáneo, Santillana, 2008, p. 139

#migraciones

Los efectos del crecimiento demográfico en Alemania

«Alemania está a la cabeza de todas las naciones europeas de hoy en la tasa anual de crecimiento de la población, aunque la tasa de natalidad en este país es más baja que en otros, como Rusia, que tiene 49,5 %,.; Austria, 36,6, y Hungría, 37,9. El mayor incremento de la población de Alemania, a pesar de una natalidad menor, se explica por la baja tasa de mortalidad en comparación con los países mencionados […]. En 1820, Francia tenía cuatro millones más de población que Alemania; ahora, Alemania tiene veinte millones más que Francia, a pesar del drenaje de la emigración que el primero ha soportado y del cual Francia ha quedado prácticamente libre. En menos de cien años la relación ha cambiado tanto que Francia, que era entonces la más grande, es ahora sólo dos tercios del tamaño de Alemania, en lo que respecta a la población. La importancia del incremento de los efectivos de la nación alemana se hace más palpable cuando vemos sus efectos sobre el carácter industrial de la gente. Las naciones progresan, por regla general, sólo cuando se ven forzadas a hacerlo así por circunstancias que les obligan a ello.

Cuadro del crecimiento de la poblacion europea (1850-1910)

La presión de un incremento de la población sobre los recursos de un país es una de las causas más determinantes del progreso industrial. Cuando el número medio de hijos en una familia es de dos, los hijos pueden acceder a los puestos de sus padres y, sin ninguna iniciativa por su parte, ocupar cómodamente un puesto en la vida por lo menos como el de sus padres, y continuar viviendo de la misma forma a la que estaban acostumbrados. Así sucede con la población campesina en Francia. Por esta razón está faltando en este país la presión de un proletariado en incremento y en demanda de trabajo en la industria.

La situación es diferente en Alemania, donde las familias numerosas son abundantes. Cada niño puede esperar heredar, por lo menos, una parte del patrimonio paterno, y a menos que sea capaz de adquirir ingresos independientemente de los que proceden de su herencia, debe, inevitablemente, caer en una clase económicamente más baja que aquella en la que había nacido. En un país de tan rígidas divisiones sociales como Alemania, esta degradación económica da lugar a fuertes resistencias.

En los distritos donde los pequeños campesinos propietarios poseen tierras que son demasiado pequeñas para dividirlas, prevalece el que un hijo herede del padre e hipoteque las propiedades para satisfacer las reclamaciones de los coherederos. Los otros hijos buscan puestos de trabajo en las ciudades y centros manufactureros, y se integran en el ejército de los trabajadores asalariados. Tenemos aquí presente uno de los requisitos de la producción capitalista: un proletariado reclamando trabajo».

E. D. Howard: The Cause aud Extent of the Recent Industrial Progress of Germany, Boston, Mass., 1907

#alemania, #demografia