La reina Victoria, emperatriz de la India

John Tenniel, jefe de caricaturistas políticos de la revista Puch: "Se cambian coronas nuevas por viejas" (1876) parodia del engaño por el que Aladino fue despojado de su lámpara mágica, y caricatura en la que Tenniel critica a Disraeli por ofrecer a la reina Victoria la corona de emperatriz de la India.

“La proclamación de Su Majestad como emperatriz de la India fue hecha ese mismo día a mediodía en la llanura de Delhi  con la pompa y el esplendor más impresionantes durante el curso de una ceremonia en presencia de cincuenta príncipes soberanos, príncipes indígenas y nobles llegados de todas partes de la India; así como una inmensa asamlblea de súbditos de Su Majestad, europeos e indígenas. La flor del ejército de la India desplegado en la llanura, producía una magnífica impresión.

Al final de la alocución del virrey, se levantó el maharajá Scindia para expresar espontaneamente la gratitud de los príncipes de la India.

En esta ocasión, todos los príncipes y soberanos han hecho conocer su intención de enviar memoriales a la Reina, de felicitaciones y de leal acatamiento. No hay duda del completo éxito de esta gran ceremonia imperial”.

Carta de Lord Lytton a la reina Victoria, 1 de enero de 1877

Anuncios

#reino-unido

La colonización europea en China

China: pastel de reyes y de emperadores. Caricatura publicada en Le Petit Journal, hacía 1885

China: pastel de reyes y de emperadores. Caricatura publicada en Le Petit Journal, hacía 1885

“Pero existe una categoría de extranjeros malhechores que fabrican opio y lo traen a nuestro país para venderlo, incitando a los necios a destruirse a sí mismos, simplemente con el fin de sacar provecho. Anteriormente, el número de fumadores de opio era reducido; pero ahora el vicio se ha extendido por todas partes y el veneno va penetrando cada vez más profundamente (…) Por este motivo, hemos decidido castigar con penas muy severas a los mercaderes y a los fumadores de opio, con el fin de poner término definitivamente a la propagación de este vicio. Parece ser que esta mercancía envenenada es fabricada por algunas personas diabólicas en lugares sometidos a vuestra ley (…) He oído decir que en vuestro país está prohibido fumar opio. Ello significa que no ignoráis hasta qué punto resulta nocivo. Pero en lugar de prohibir el consumo del opio, valdría más que prohibieseis su venta o, mejor aún, su producción (…)

Todo opio que se descubre en China se echa en aceite hirviendo y se destruye. En lo sucesivo, todo barco extranjero que llegue con opio a bordo será incendiado (…) Entonces, no solo no obtendréis ningún beneficio de nosotros, sino que os arruinaréis en el negocio. (…) No digáis luego que no se os avisó a tiempo.”

Lin Ze-xu. Carta a la reina Victoria. 1839.

************

“Nosotros hemos comprobado, bárbaros ingleses, que habéis desarrollado una naturaleza y una costumbres de lobo, saqueando y robando bienes por la fuerza (…). Habéis venido a nuestro país con espíritu de lucro. ¿Qué conocimientos tenéis de nosotros? Vuestra ansia de ganancias se parece a la voracidad de los animales. En cambio, ignoráis nuestras leyes y nuestras instituciones; nada sabéis de principios justos (…). Más allá de la fortaleza de vuestros barcos, de la violencia del disparo de vuestros fusiles y de la potencia de vuestros cañones, ¿qué otras cualidades tenéis?”

Panfleto de una sociedad secreta china. Cantón. 1856.

************

“- La invasión de nuestro mercado por billetes de banco supone quizá una pérdida de cien millones de dólares

– El aumento de los gastos de transporte asciende a un centenar de millones de dólares.

– Las tarifas, las rentas anuales y el precio de las tierras de las concesiones y los terrenos cedidos se elevan a cuatrocientos millones de dólares.

– Las empresas privilegiadas suponen una pérdida de cien millones de dólares.”

Sun Yat-Sen: Perjuicio económico ocasionado a China, 1912

#china