Defender y reforzar las fronteras anteriores a 1967 es salvar a Israel

Territorios ocupados, tras la Guerra de los seis días, 1967

En las tinieblas que rodean el proceso de paz en Oriente Próximo, ahora vemos un atisbo de luz. Desde 2009, el Reino Unido, siguiendo la normativa europea en materia de protección del consumidor, viene tomando medidas para garantizar que los productos procedentes de los asentamientos israelíes no lleven la etiqueta de “Fabricado en Israel”. Después de la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE), celebrada el 14 de mayo, parece que varios Estados miembros están dispuestos a seguir el ejemplo británico. Dinamarca ya ha anunciado que lo hará. Otros Estados miembros se han comprometido a evitar que los productos procedentes de asentamientos israelíes no gocen del trato preferencial que garantiza el Acuerdo de Asociación entre la UE e Israel.

En contra de lo que se podría pensar, los miembros de la UE que adoptan estas medidas lo hacen para proteger los intereses israelíes. Lo hacen para defender y reforzar la Línea Verde, es decir, la frontera anterior a 1967 entre Israel y los territorios palestinos ocupados. La Línea Verde es esencial para alcanzar la paz en Oriente Próximo. Es la que se trazó con lápiz verde en los mapas que estaban sobre la mesa en la época en la que se firmó el alto el fuego entre Israel y los Estados árabes, es decir, en 1949. Por desgracia, esa línea sólo se mantuvo hasta la guerra de 1967.

Durante dicha guerra, Israel ocupó Cisjordania y la franja de Gaza. Desde entonces, los sucesivos Gobiernos israelíes no han dejado de tomar iniciativas para difuminar esa línea y acabar borrándola. La Línea Verde ha desaparecido de los mapas oficiales del Estado de Israel. A los colegios se les ha llegado incluso a prohibir que la muestren en los materiales docentes.

La gran magnitud de los asentamientos y su carácter expansionista erosionan día a día la Línea Verde. Dentro del territorio palestino ocupado se instalaron zonas residenciales, en las que ya viven más de 500.000 colonos, para que nos olvidáramos de la existencia de la Línea Verde y para evitar la constitución de un Estado palestino independiente. Hace tiempo que todos los israelíes deberían tener claro que cualquier cosa que esté dentro del perímetro de la Línea Verde pertenece a un Israel democrático, legal y normativo, y que todo lo que está más allá es otra cosa: algo antidemocrático, ilegal y no normativo. Algo que no es nuestro.

Pero los ojos del pueblo israelí están ciegos, sus oídos sordos y sus dirigentes son blandos y débiles. Precisamente esta es la situación en la que las sociedades civilizadas necesitan urgentemente opiniones e intervenciones exteriores que reflejen el absurdo de la situación que se ha creado y centren la atención en el daño que causa la ceguera humana y política. Hay que decirle a Israel que es imposible tratarlo como “la única democracia de Oriente Próximo” cuando es también el último ocupante colonial del mundo occidental.

– ¡Pero le dio tierras por la paz!
– Queremos más que ese pedazo

Borrar las fronteras anteriores a 1967 supone borrar los valores en los que se asentó Israel: democracia, igualdad, Estado de derecho, secularismo y modernidad.

No es antisemita ni antiisraelí trasmitir esos mensajes. Por el contrario, los auténticos enemigos del futuro de Israel son los colonos, los conquistadores y sus aliados políticos, entre ellos Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí.

En realidad, cualquiera que pretenda borrar las fronteras anteriores a 1967, lo que está pidiendo es borrar los valores básicos en los que se asentó el Estado de Israel: democracia, igualdad, Estado de derecho, secularismo y modernidad. La colonización de la tierra palestina situada al otro lado de la Línea Verde va en la dirección opuesta, ya que desata energías fanáticas, nacionalistas, fundamentalistas y antidemocráticas que ponen en peligro todos los cimientos del Israel civilizado.

Yo he decidido no comprar ningún producto procedente de los asentamientos. No cruzo la Línea Verde, ni para defender causas ni para acontecimientos familiares, porque todo lo que ocurre al otro lado de esa Línea Verde encarna el alter ego oscuro de Israel. Su personalidad oculta queda allí de manifiesto: maligna, virulenta e impenetrable. Esa personalidad amenaza con conquistar las partes buenas y humanas del Israel legítimo. Con ayuda internacional, debemos devolver esos genios a sus botellas, o más bien regresar a los entornos positivos que, en su fundación, eran el destino de este Estado.

Podría parecer que impedir que los productos procedentes de los asentamientos lleven la etiqueta de “fabricado en Israel” y bloquear su entrada preferencial en la UE es una medida simbólica y menor. Sin embargo, en las circunstancias actuales, es un paso de gigante para la paz en Oriente Próximo, que ahora parece más remota que nunca.

En contra de lo que quizá les digan, esto no supone un boicot absoluto contra Israel, sino una sutil distinción moral, que establece una diferencia entre su gran potencial y sus capacidades destructivas. Si, Dios no lo quiera, la Línea Verde quedara permanente borrada de las conciencias y del territorio, Israel también quedaría borrado. Luchar por la conservación de la Línea Verde es luchar por Israel. Cualquiera que la defienda y la refuerce será un amigo de Israel y mantendrá viva la esperanza.

Avraham Burg fue presidente de la Knesset (1999-2003) y presidente de la Agencia Judía y la Organización Sionista Mundial.

Avraham Burg: Defender y reforzar las fronteras anteriores a 1967 es salvar a Israel, EL PAÍS, 12 de junio de 2012 (Traducción de Jesús Cuéllar Menezo)

#israel, #palestina

Conflicto árabe-israelí. La Resolución 237 de la O.N.U.

Próximo Oriente, 1967

El Consejo de Seguridad,

Considerando la urgente necesidad de evitar nuevos sufrimientos a la poblaciones civiles y a los prisioneros de guerra en la zona del conflicto en el Oriente Medio,

Considerando que los derechos humanos esenciales e inalienables deben respetarse incluso durante las vicisitudes de la guerra,

Considerando que las partes en el conflicto deben cumplir todas las obligaciones impuestas por e! Convenio de Ginebra relativo al trato de prisioneros de guerra, del 12 de agosto de 1949;

1. Insta al Gobierno de Israel a que garantice la protección, el bienestar y la seguridad de los habitantes de las zonas donde se han llevado a cabo operaciones militares y a que dé facilidades para el regresa de los habitantes, que han huido de esas zonas desde que comenzaron las hostilidades;

2. Recomienda a los gobiernos interesados que respete, escrupulosamente los principios humanitarios que rigen el trato de los prisioneros de guerra y la protección de personas civiles en tiempo de guerra, que figuran en los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949;

3. Insta al Secretario General a que aplique de una manera efectiva la presente resolución y a que informe al Consejo de Seguridad.

Aprobado por unanimidad en la 1361a. sesión. Resolución 237 de 14 de junio de 1967

#guerras-arabe-israelies

Declaración de la ONU sobre la descolonización, 1960

«La Asamblea General,

Reunión de la Asamblea General de la O.N.U., Nueva Yor,k

Teniendo presente que los pueblos del Mundo han proclamado en la Carta de las Naciones Unidas que están resueltos a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas y a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto mas amplio de la libertad,

Consciente de la necesidad de crear condiciones de estabilidad y bienestar y relaciones pacificas y amistosas basadas en el respeto de los principios de la igualdad de derechos y de la libre determinación de todos los pueblos, y de asegurar el respeto universal de los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión, y la efectividad de tales derechos y libertades,

Reconociendo el apasionado deseo de libertad que abrigan todos los pueblos dependientes y el papel decisivo de dichos pueblos en el logro de su independencia,

Consciente de los crecientes conflictos que origina el hecho de negar la libertad a esos pueblos o de impedirla, lo cual constituye una grave amenaza a la paz mundial,

Considerando el importante papel que corresponde alas Naciones Unidas como medio de favorecer el movimiento en pro de la independencia en los territorios en fideicomiso y en los territorios no autónomos,

Reconociendo que los pueblos del mundo desean ardientemente el fin del colonialismo en todas sus manifestaciones,

Convencida de que la continuación del colonialismo impide el desarrollo de la cooperación económica internacional, entorpece el desarrollo social, cultural y económico de los pueblos dependientes y milita en contra del ideal de paz universal de las Naciones Unidas,

Afirmando que los pueblos pueden, para sus propios fines, disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales sin perjuicio de las obligaciones resultantes de la cooperación económica internacional, basada en el principio del provecho mutuo, y del derecho internacional,

Creyendo que el proceso de liberación es irresistible e irreversible y que, a fin de evitar crisis graves, es preciso poner fin al colonialismo y a todas las prácticas de segregación y discriminación que lo acompañan,

Celebrando que en los últimos años muchos territorios dependientes hayan alcanzado la libertad y la independencia, y reconociendo las tendencias cada vez más poderosas hacia la libertad que se manifiestan en los territorios que no han obtenido aun la independencia,

Convencida de que todos los pueblos tienen un derecho inalienable a la libertad absoluta, al ejercicio de su soberanía y a la integridad de su territorio nacional,

Proclama solemnemente la necesidad de poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones;

Y a dicho efecto

Declara que:

1. La sujeción de pueblos a una subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una denegación de los derechos humanos fundamentales, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y de la cooperación mundiales.

2. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural.

3. La falta de preparación en el orden político, económico, social o educativo no deberá servir nunca de pretexto para retrasar la independencia.

4. A fin de que los pueblos dependientes puedan ejercer pacífica y libremente su derecho a la independencia completa, deberá cesar toda acción armada o toda medida represiva de cualquier índole dirigida contra ellos, y deberá respetarse la integridad de su territorio nacional.

5. En los territorios en fideicomiso y no autónomos y en todos los demás territorios que no han logrado aún su independencia deberán tomarse inmediatamente medidas para traspasar todos los poderes a los pueblos de esos territorios, sin condiciones ni reservas, en conformidad con su voluntad y sus deseos libremente expresados, y sin distinción de raza, credo, ni color, para permitirles gozar de una libertad y una independencia absolutas.

6. Todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

7. Todos los Estados deberán observar fiel y estrictamente las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas, de la Declaración Universal de Derechos Humanos y de la presente Declaración sobre la base de la igualdad, de la no intervención en los asuntos internos de los demás Estados y del respeto de los derechos soberanos de todos los pueblos y de su integridad territorial.»

Resolución 1514 de las Naciones Unidas sobre la concesión de la indendencia a los países y pueblos coloniales, 14 de diciembre de 1960.

#onu

Acuerdos de Evian, 1962

Los acuerdos de Evian son el resultado de negociaciones entre los representantes de Francia y los del Gobierno Provisional de la República Argelina (GPRA) formado por el Frente de Liberación Nacional (FLN) durante la guerra de Argelia. Estos acuerdos se firman el 18 de marzo de 1962 en Evian y se traducen en un inmediato alto el fuego aplicado a la totalidad del territorio argelino. Estos acuerdos acababan con ocho años de una guerra que aún no tenía nombre y para la que Francia había desplegado unos 400.000 soldados y durante la que murieron entre 250.000 y 400.000 argelinos (más de un millón según el FLN).

Manifestaciones por la independencia de Argelia

El pueblo francés, por el referéndum del 8 de enero de 1961, ha reconocido a los argelinos el derecho de escoger, mediante consulta por sufragio directo y universal, su destino político con relación a la República francesa. Las conversaciones celebradas en Evian del 7 al 18 de marzo de 1962 entre el Gobierno de la República y el Frente de Liberación Nacional han llegado a la siguiente conclusión: un alto el fuego se ha acordado; concluirán las operaciones militares y la lucha armada en territorio argelino el 19 de marzo. Las garantías sobre realización de la autodeterminación y organización de los poderes públicos en Argelia durante el periodo transitorio, se han definido de acuerdo. La formación, como secuela de la autodeterminación de un Estado independiente y soberano, parece conforme a las realidades argelinas; en estas condiciones y respondiendo al interés de los dos países, la cooperación de Francia y de Argelia, el Gobierno francés estima con el F.L.N. que la solución de la independencia de Argelia en cooperación con Francia es la que corresponde a esta situación. Por lo tanto, el Gobierno y el F.L.N. han definido, de acuerdo, esta solu ión con declaración que la someterán a sus electores por el escrutinio de autodeterminación.

CAPITULO 1

De la Organización de los Poderes Públicos en el Período Transitorio y de las Garantías de Autodeterminación

La consulta de autodeterminación permitirá a los electores expresar si quieren que Argelia sea independiente, y en este caso si quieren que cooperen Francia y Argelia en las condiciones definidas en las presentes declaraciones

La libertad y sinceridad de la consulta se garantizarán conforme al Reglamento que fija las condiciones de la consulta de autodeterminación.

El pleno ejercicio de las libertades públicas y de las individuales se restablecerán en el más breve plazo posible. (…)

El F.L.N. se considerará como una formación política de carácter legal.

Las personas internadas en Francia y en Argelia se liberarán en el plazo máximo de veinte días desde el cese el fuego.

La amnistía se proclamará inmediatamente. Los detenidos serán liberados.

CAPITULO II

De la independencia y cooperación

Si se adoptara la solución de independencia y de cooperación, el contenido de las presentes declaraciones se impondrá al Estado argelino. (…)

A. De la independencia de Argelia

El Estado argelino ejercerá su entera y plena soberanía en el interior y el exterior. Esta soberanía se ejercerá en todos los aspectos, especialmente la defensa nacional y asuntos exteriores. El Estado argelino se dará libremente sus propias instituciones y escogerá el régimen social político que crea más conveniente a sus intereses. En el plano internacional definirá y aplicará con entera soberanía la política que es coja. El Estado argelino suscribirá sin reservas la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y fundará sus instituciones sobre los principios democráticos y la igualdad de derechos políticos entre todos los ciudadanos, sin discriminación de raza, origen o religión. Aplicará especialmente las garantías reconocidas a los ciudadanos de estatuto civil francés.

2. Derechos y Libertades de las personas y sus garantías (…)

B. De la cooperacióne entre Francia y Argelia

Las relaciones entre ambos países se fundarán en el mutuo respeto de su independencia, sobre la reciprocidad de ventajas y el interés de las dos partes. Argelia garantiza los intereses de Francia y los derechos adquiridos por las personas físicas o morales en las condiciones fijadas por las presentes declaraciones. En contrapartida, Francia garantizará a Argelia su asistencia técnica y cultural y aportará a su desenvolvimiento económico y social una ayuda financiera privilegiada (…)

Acuerdos de Evian, 18 de marzo de 1962

#argelia, #francia

Los pobres también necesitan medicamentos

Medicinas caras en un mundo injusto

Las enfermedades infecciosas se cobran la vida de 14 millones de personas cada año, de las que más del 90% viven en países en vías de desarrollo. En África, Asia, y América Latina –zonas del planeta donde viven las cuatro quintas partes de la población– las principales causas de enferme dad y muerte son el sida, infecciones respiratorias, malaria y tuberculosis.

La magnitud de una pandemia como la del sida ha evidenciado que millones de personas en los países no desarrollados no tienen acceso a los medicamentos que necesitan para tratar las enfermedades o afecciones que padecen. En estos países mueren diariamente 8.000 personas víctimas del sida. Las razones que explican esta falta de acceso a medicamentos esenciales son muchas, pero una de las principales se debe a los elevados precios de los fármacos, lo que supone una barrera infranqueable para conseguirlos. Y es que un gran número de medicamentos vitales para la supervivencia de millones de personas resultan demasiado caros para la mayo ría de los habitantes de los países pobres.

Otro problema importante es la escasa inversión en investigación y desarrollo sobre las necesidades sanitarias de estos países. El 80% de la humanidad asentada en estos dispone de menos del 20% del mercado farmacéutico global. El descubrimiento y el desarrollo de medicamentos para tratar enfermedades parasitarias e infecciosas en los países pobres se han detenido casi por completo. De los 1.393 nuevos fármacos comercializa dos entre 1975 y 1999, menos del 1% iba destinado al tratamiento de enfermedades tropicales.

Además, se teme que el acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (Adpic) eleve el precio de estos medicamentos. El incremento de la protección de la propiedad intelectual no supone un aumento en la investigación de medicamentos para enfermedades tropicales, y sin embargo, a menudo, los prohibitivos precios de algunos medicamentos son el resultado de una fuerte protección de la propiedad intelectual.

Cuando los gobiernos de los países pobres intentan rebajar el precio de los medicamentos se ven presiona dos por los países industrializados y la industria farmacéutica multinacional. Otros factores que también influyen en la disponibilidad de medicamentos son los problemas del suministro y almacenamiento, la baja calidad de los fármacos o una selección irracional de estos, así como las prescripciones innecesarias y la utilización errónea de los medicamentos prescritos.

Las industrias farmacéuticas multinacionales y los gobiernos del Primer Mundo deberían atender a las necesidades de toda la población y no sólo a las de aquellos que tienen poder adquisitivo. Queda mucho por hacer. El Foro Social Mundial de Porto Alegre es una buena ocasión para que las ONG, las asociaciones de lucha contra el sida y otros grupos de presión trabajemos unidos por el derecho a la salud.

MICHEL LOTROWSKA: Los pobres también necesitan medicamentos, La Vanguadia, 3 de febrero de 2002, p. 6

#salud

La Liga de Estados Árabes, 1945

Mapa del mundo arabe y miembros principales de la Liga

«Su Excelencia el Presidente de la República Siria, S. A. el Emir de Transjordania, S. M. el Rey de Iraq, S. M. el Rey de Arabia Saudita, S E. el Presidente de la República libanesa, S. M. el Rey de Egipto y S. M. el Rey de Yemen:

Deseosos de fortalecer las estrechas relaciones y numerosos lazos que ligan a los Estados Árabes;

Ansiosos de defender y estabilizar esos lazos sobre la base del respeto a la independencia y a la soberanía de esos Estados y de dirigir sus esfuerzos hacia el bien común de todos los países árabes la mejora de su situación, la seguridad de su futuro, la realización de sus aspiraciones y esperanzas;

Respondiendo a los deseos de la opinión pública árabe en todos los países árabes.

Han acordado concluir un Pacto a este fin y han nombrado a sus plenipotenciarios, cuyos nombres figuran más adelante, y han convenido en las disposiciones siguientes:

Artículo 1

La Liga de los Estados Árabes se compondrá de los Estados árabes independientes que han firmado este Pacto. Cada Estado árabe independiente tiene derecho a llegar a ser miembro de la Liga. Si lo desea, presentará su candidatura que se depositará en el Secretariado General Permanente, sometiéndose al Consejo en su primera sesión desde la solicitud.

Artículo 2

La liga propone fortalecer las relaciones entre los Estados miembros, coordinar sus políticas para realizar la cooperación entre ellos y salvaguardar su independencia y soberanía, y, en general, cuanto afecta a los asuntos e intereses de los países árabes. También se propone estrechar la cooperación de los Estados miembros con la debida consideración a la organización y circunstancias de cada uno, en las siguientes materias: (A) Asuntos Económicos y Financieros, incluidas las relaciones comerciales, aduanas, moneda, agricultura e industria. (B) Comunicaciones, incluso ferrocarriles, caminos, aviación, navegación, correos y telégrafos, (C) Asuntos culturales; (D) Nacionalidad, pasa porte visados, ejecución de juicios y extradición de criminales; (E) Asuntos Sociales; (E) Problemas de Salud.

Artículo 3

La Liga tendrá un Consejo (Majlis) compuesto de los representantes de los Estados miembros. Cada uno tendrá un solo voto con independencia del numero de representantes.

El Consejo estará encargado de la tarea de realizar los objetivos de la Liga y vigilar la ejecución de los acuerdos concluidos por los Estados miembros en las cuestiones antes enumeradas o en cualesquiera otras.

El Consejo también tendrá la función de determinar los medios de cooperación de la Liga con los organismos internacionales que se creen en el futuro para garantizar la paz y seguridad y regular las relaciones económicas y sociales.

Artículo 4

Para cada cuestión de las mencionadas en el artículo 2, se establecerá una comisión especial, en la que estarán representados los Estaos miembros de la Liga. Estas comisiones estarán encargadas de la tarea de sentar los principios y el alcance de la cooperación. Tales principios serán formulados en proyectos de acuerdo, para ser sometidos al Consejo, a fin de que éste los examnine antes de someterlos a dichos Estados.

Los representantes de los otros países árabes pueden participar en las labores de dichas comisiones, determinando el Consejo las condiciones bajo las cuales participarán tales representantes, así como las reglas que regirán la representación.

Artículo 5

Se prohíbe el uso de la fuerza para resolver las controversias entre dos o más miembros de la Liga. Si surgiere una diferencia que no afecte a la independencia, soberían o integridad territorial de un Estado y las partes en disputa recurrieran al Consejo para el arreglo, la decisión del Consejo será ejecutable y obligatoria.

En tal caso, los Estados entre los que se suscitó la diferencia no participarán en las deliberaciones y decisiones del Consejo.

El Consejo mediará en toda diferencia que amenace conducir a la guerra entre dos Estados miembros o entre un Estado miembro y un tercer Estdo con miras a procurar su reconciliación.

Las decisiones en materia de arbitraje y mediación se tomarán por voto mayoritario.

Artículo 6

En caso de agresión o amenaza de agresiñon por un Estado contra un Estado miembro, el Estado que ha sido atacado o amenazado puede solicitar la convocación inmediata del Consejo.

El Consejo, por desición unánime determinará las medidas necesarias para repeler la agresiñon. Si el agresor es un Estado miembro, su voto no se tendrá en cuenta para determinar la unanimidad.

Cuando, como resultado de un ataque, el gobierno del Estado atacado se encontrase en la imposibilidad de comunicar con el Consejo, su representane en éste tendrá el derecho de solicitr su convocación a los efectos indicados en el párrafo anterior. En caso de que este representante tampoco puede comunicarse con el Consejo, cualquier Estado miembro de la Liga tendrña el derecho de solicitar su convocación. […]

Artículo 10

La sede permanente de la Liga estará en El Cairo. El Consejo, sin embargo, puede reunirse en cualquier otro lugar que decida.

Artículo 11

El Consejo se reunirá ordinariamente dos veces al año en marzo y septiembre, y en sesión extraordinaria cuando sea necesario a petición de dos Estados miembros de la Liga. […]».

Pacto de la Liga Árabe, El Cairo, 22 de marzo de 1945 (Entrada en vigor, 10 de mayo de 1952)

Fuente: http://www.bibliojuridica.org/libros/1/352/14.pdf

#liga-arabe

El nuevo orden económico internacional, 1974

Eleanor Roosevelt muestra la Declaracion Universal de los Derechos Humanos

«Nosotros, los Miembros de las Naciones Unidas: Habiendo convocado un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para estudiar por primera vez los problemas de las materias primas y el desarrollo y considerar las cuestiones económicas más importantes con que se enfrenta la comunidad internacional.

Teniendo presentes el espíritu, los propósitos y los principios de la Carta de las Naciones Unidas de promover el progreso económico y social de todos los pueblos.

Proclamamos solemnemente nuestra determinación común de trabajar con urgencia por el establecimiento de un nuevo orden económico internacional basado en la equidad, la igualdad soberana, la interdependencia, el interés común y la cooperación de todos los Estados, cualesquiera sean sus sistemas económicos y sociales, que permita corregir las desigualdades y reparar las injusticias actuales, eliminar las disparidades crecientes entre los países desarrollados y los países en desarrollo y garantizar a las generaciones presentes y futuras un desarrollo económico y social que vaya acelerándose, en la paz y la justicia, y, a ese fin, declaramos lo siguiente:

1. El logro mayor y más significativo en las últimas décadas ha sido la liberación de gran número de pueblos y naciones de la dominación colonial y extranjera, lo que les ha permitido convertirse en miembros de la comunidad de pueblos libres. También se han alcanzado progresos técnicos en todas las esferas de las actividades económicas en las tres últimas décadas, proporcionándose así una sólida posibilidad de mejorar el bienestar de todos los pueblos. Sin embargo, los últimos vestigios de la dominación extranjera y colonial, la ocupación foránea, la discriminación racial, el «apartheid» y el neocolonialismo en todas sus formas siguen contándose entre los mayores obstáculos para la plena emancipación y el progreso de los países en desarrollo y de todos los pueblos interesados. Los beneficios del progreso tecnológico no son compartidos equitativamente por todos los miembros de la comunidad internacional. Los países en desarrollo, que constituyen el 70 % de la población mundial, reciben únicamente el 30 % de los ingresos mundiales. Ha resultado imposible lograr un desarrollo uniforme y equilibrado de la comunidad internacional con el actual orden económico internacional. La disparidad entre los países desarrollados y los países en desarrollo continúa aumentando, en un mundo regido por un sistema que se estableció en una época en que la mayoría de los países en desarrollo ni siquiera existían como Estados independientes y que perpetúa la desigualdad.

2. El actual orden económico internacional está en contradicción directa con la evolución de las relaciones políticas y económicas internacionales en el mundo contemporáneo. Desde 1970, la economía mundial ha experimentado una serie de crisis graves que han tenido serias repercusiones, especialmente sobre los países en desarrollo a causa de su mayor vulnerabilidad, en general, a los impulsos económicos externos. Los países en desarrollo se han convertido en un factor poderoso que hace sentir su influencia en todas las esferas de la actividad internacional. Estos cambios irreversibles en la relación de fuerzas del mundo hacen que sea necesaria una participación activa, plena y en pie de igualdad de los países en desarrollo en la formulación y ejecución de todas las decisiones que interesan a la comunidad internacional.

3. Todos estos cambios han puesto de relieve la realidad de la interdependencia entre todos los miembros de la comunidad mundial. Los actuales acontecimientos han puesto claramente de manifiesto que los intereses de los países desarrollados y los intereses de los países en desarrollo ya no pueden quedar aislados los unos de los otros, que existe una estrecha interrelación entre la prosperidad de los países desarrollados y el crecimiento y el desarrollo de los países en desarrollo, que la prosperidad de la comunidad internacional en conjunto depende de la prosperidad de las partes que la constituyen. La cooperación internacional para el desarrollo es el objetivo compartido y deber común de todos los países. Así, pues, el bienestar político, económico y social de las generaciones presentes y futuras depende más que nunca de la cooperación entre todos los miembros de la comunidad internacional sobre la base de la igualdad soberana y la eliminación del desequilibrio que existe entre ellos.

4. El nuevo orden económico internacional debe basarse en el pleno respeto de los siguientes principios:

a) La igualdad soberana de los Estados, la libre determinación de todos los pueblos, la inadmisibilidad de la adquisición de territorios por la fuerza, la integridad territorial y la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados

b) La más amplia cooperación entre todos los Estados miembros de la comunidad internacional, basada en la equidad y que permita eliminar las disparidades existentes en el mundo y asegurar la prosperidad de todos

c) La plena y efectiva participación, sobre una base de igualdad, de todos los países en la solución de los problemas económicos mundiales en beneficio común de todos los países, teniendo presente la necesidad de lograr el desarrollo acelerado de todos los países en desarrollo y prestando al mismo tiempo particular atención a la adopción de medidas especiales en favor de los países en desarrollo menos adelantados sin litoral e insulares, así como los países en desarrollo más gravemente afectados por las crisis económicas y los desastres naturales, sin perder de vista los intereses de los demás países en desarrollo

d) El derecho de cada país a adoptar el sistema económico y social que considere más apropiado para su propio desarrollo, sin sufrir como consecuencia de ello ninguna discriminación

e) La plena soberanía permanente de los Estados sobre sus recursos naturales y todas sus actividades económicas. A fin de salvaguardar esos recursos, todo Estado tiene derecho a ejercer un control efectivo sobre ellos y su explotación, con medios ajustados a su propia situación, incluso el derecho de nacionalización o transferencia de la propiedad a sus nacionales, siendo este derecho una expresión de la plena soberanía permanente del Estado. No se puede someter a ningún Estado a ningún tipo de coerción económica, política o de otra índole para impedir el libre y pleno ejercicio de este derecho inalienable.

f) El derecho de todos los Estados, territorios y pueblos sometidos a la ocupación extranjera, a la dominación foránea o colonial o el «apartheid» a la restitución de sus recursos naturales y a la total indemnización por la explotación, el agotamiento y el deterioro de sus recursos naturales y todos los demás recursos de esos Estados, territorios y pueblos

g) La reglamentación y supervisión de las actividades de las empresas transnacionales mediante la adopción de medidas en beneficio de la economía nacional de los países donde esas empresas realizan sus actividades, sobre la base de la plena soberanía de esos países

h) El derecho de los países en desarrollo y de los pueblos de territorios bajo domi nación colonial y racial y ocupación extranjera a lograr su liberación y recuperar el control efectivo sobre sus recursos naturales y sus actividades económicas

i) La prestación de asistencia a los países en desarrollo y a los pueblos y territorios sometidos a la dominación colonial y extranjera, la ocupación foránea, la discriminación racial o el «apartheid», o que son víctimas de medidas económicas, políticas o de cualquier otro tipo encaminadas a aplicar coerción sobre ellos con el fin de conseguir que subordinen el ejercicio de sus derechos soberanos y obtener de ellos ventajas de cualquier especie, y se hallan sometidos al neocolonialismo en todas sus formas, y que han establecido o están tratando de establecer un control efectivo sobre sus recursos naturales y actividades económicas que han estado o siguen estando bajo control extranjero

j) El establecimiento de relaciones justas y equitativas entre los precios de las materias primas, los productos primarios, los bienes manufacturados y semimanufacturados que exporten los países en desarrollo y los precios de las materias primas, los productos básicos, las manufacturas, los bienes de capital y el equipo que importen con el fin de lograr un mejoramiento continuo en su insatisfactoria relación de intercambio y la expansión de la economía mundial

k) La prestación de asistencia activa a los países en desarrollo por toda la comunidad internacional, sin condiciones políticas ni militares

l) La garantía de que uno de los principales objetivos del sistema monetario internacional reformado será promover el progreso de los países en desarrollo y asegurarles una corriente suficiente de recursos reales

m) El mejoramiento del carácter competitivo de los productos naturales que rivalizan con los productos sustitutivos sintéticos

n) El trato preferencial y sin reciprocidad a los países en desarrollo, siempre que sea factible, en todas las esferas de la cooperación económica internacional cuando ello sea posible

o) La creación de condiciones favorables para la transferencia de recursos financieros a los países en desarrollo

p) La facilitación a los países en desarrollo del acceso a los adelantos de la ciencia y la tecnología modernas, la promoción de la transmisión de tecnología y la creación de una tecnología autóctona en beneficio de los países en desarrollo, en la forma y las modalidades que convengan a su economía

q) La necesidad de que todos los Estados pongan fin al despilfarro de los recursos naturales, incluidos los productos alimenticios

r) La necesidad de que los países en desarrollo consagren todos sus recursos a la causa del desarrollo

s) El refuerzo -mediante medidas individuales y colectivas- de la cooperación económica, comercial, financiera y técnica mutua entre los países en desarrollo principalmente en forma preferencial

t) La facilitación del papel que las asociaciones de productores pueden desempeñar, dentro del marco de la cooperación internacional, y en cumplimiento de sus objetivos, entre otras cosas, la prestación de asistencia para promover el crecimiento sostenido de la economía mundial y acelerar el desarrollo de los países en desarrollo.

5. La adopción unánime de la Estrategia Internacional del Desarrollo para el Segundo Decenio de las Naciones Unidas para el Desarrollo [Resolución 2626 (XXV) de la Asamblea General] fue un paso importante en la promoción de la cooperación económica internacional sobre una base justa y equitativa. El cumplimiento acelerado de las obligaciones y compromisos contraídos por la comunidad internacional en el marco de la Estrategia, en particular los relativos a las imperiosas necesidades del desarrollo de los países en desarrollo, contribuiría considerablemente al logro de las metas y objetivos de la presente Declaración.

6. Las Naciones Unidas como organización universal deben ser capaces de hacer frente a los problemas de la cooperación económica internacional de manera amplia y de proteger por igual los intereses de todos los países. Deben desempeñar un papel aún más considerable en el establecimiento de un nuevo orden económico internacional. La Carta de derechos y deberes económicos de los Estados, para cuya preparación la presente Declaración será una fuente adicional de inspiración, constituirá una contribución importante a este respecto. Por lo tanto, se insta a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas a que realicen los máximos esfuerzos para lograr la aplicación de la presente Declaración, que es una de las principales garantías para la creación de mejores condiciones a fin de que todos los pueblos alcancen una vida en consonancia con la dignidad humana.

7. La presente Declaración sobre el establecimiento de un nuevo orden económico internacional será una de las bases más importantes para las relaciones económicas entre todos los pueblos y todas las naciones.»

Resolución 3201. Declaración sobre el establecimiento de un nuevo orden económico Internacional, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el sexto período extraordinario de sesiones, 1 de mayo de 1974

#onu

Conferencia Afroasiática de Bandung, 1955

Entre los días 18 y 25 de abril de 1955, convocados por Indonesia, India, Ceilán, Pakistán y Birmania, países liberados de la tutela colonial, representantes de 29 Estados de Asia y África se reunían en Bandung, dispuestos a elaborar una estrategia común, en un mundo, que cada vez con mayor claridad, aparecía como un juego de intereses entre dos grandes bloques. Representaban a 1.500 millones de seres humanos con sólo el 8% de la renta mundial. Aquella humanidad de color, contemplada desde nuestros días, ofrecía una gran heterogeneidad. Allí estaban China, representada por su primer ministro Chu En-lai; el Vietnam de Ho Chi Minh y el de Ngo Ding Diem; Filipinas, feudo norteamericano desde su guerra con España; Japón, que pronto se lanzará al milagro desarrollista; Turquía, Irán e Irak, a punto de concluir acuerdos defensivos con Gran Bretaña; Ghana, todavía con el nombre de Costa de Oro y a punto de alcanzar la independencia, junto a los únicos Estados soberanos de África, Egipto, Etiopía, Liberia y Sudán… En un mundo dividido por la guerra fría, los pueblos de Asia y África proclamaban su neutralidad, su equidistancia entre sistemas sociales que se manifestaban antagónicos y su voluntad  de mantenerse alejados de unas diferencias ajenas a sus intereses. La doctrina de Bandung, credo o Corán para los pueblos cristianizados o islamizados de África, se extendió por todos los territorios coloniales. Nasser, Sukarno, Nerhu y Nkrumah eran el espejo al que miraba una nueva generación de dirigentes.

Países participantes en Bandung

«La Conferencia Afroasiática, convocada por los gobiernos de Birmania, Ceilán, India, Indonesia y Pakistán ha tenido lugar en Bandoung del 18 al 24 de abril de 1955. Además de los países promotores, han participado en la Conferencia las siguientes naciones: Afganistán, Camboya, República Popular de China, Egipto, Etiopía, Costa de Oro, Irán, Iraq, Japón, Jordania, Laos, Líbano, Liberia, Libia, Nepal, Filipinas, Arabia Saudita, Sudán, China, Tailandia, Turquía, República Democrática del Vietnam Septentrional, Estado de Vietnam Meridional, Yemen…

La Conferencia Afroasiática ha examinado la situación de Asia y África y ha discutido los medios mediante los cuales los pueblos de los referidos continentes pueden realizar la más completa colaboración económica, cultural y política.

A) Cooperación económica

1. La Conferencia Afroasiática ha reconocido la urgencia de promover el desarrollo económico en los continentes asiático y africano. Se ha manifestado un deseo general de favorecer la cooperación económica entre los países participantes sobre la base del recíproco interés y del respeto por la soberanía nacional. Las proposiciones que conciernen a la cooperación económica entre los países participantes no excluyen el deseo y la necesidad de una cooperación con los países exteriores a la zona afroasiática, incluyendo las inversiones de capitales extranjeros. Se ha reconocido que la asistencia recibida por algunos de los países participantes en el cuadro de los acuerdos internacionales o bilaterales (asistencia procedente de estados exteriores a la zona afroasiática) ha representado una contribución notable para la realización de los programas de desarrollo de los beneficiarios.

2. Los países participantes han acordado suministrarse en el mayor gardo posible la recíproca asistencia técnica bajo la forma de: técnicos, individuos conocedores de la materia, proyectos y equipos con objeto de demostración, intercambio de información y creación de institutos nacionales y, donde sea posible, regionales para el aprendizaje y las investigaciones con el fin de cambiar las nociones técnicas y prácticas en colaboración con las entidades internacionales que existan ya anteriormente.

3. La Conferencia Afroasiática ha recomendado: la pronta institución de un fondo especial de las Naciones Unidas para el progreso económico; la asignación por parte de la Banca Internacional para la Reconstrucción y el desarrollo de una cantidad mayor de sus recursos a los países afroasiáticos.

B) Cooperación cultural

Conferencia de Bandung. Mesa presidencial

1. La Conferencia Afroasiática está convencida de que uno de los medios más potentes para promover la comprensión entre las naciones es el desarrollo de la cooperación cultural. Asia y África  han sido la cuna de grandes regiones y civilizaciones que han enriquecido a otras culturas y civilizaciones. Las culturas asiática y africana se basan sobre fundamentos espirituales y universales. Desdichadamente, los contactos culturales entre los países asiáticos y africanos han estado interrumpidos durante los siglos pasados. Los pueblos de Asia y África están ahora animados de un profundo y sincero deseo de renovar sus antiguos contactos culturales y de desarrollar nuevos contactos en el ámbito del mundo entero.

2. La Conferencia Afroasiática ha tomado nota del hecho de que al subsistir el colonialismo en muchas regiones de Asia y África, en cualquier forma que se presente, no sólo impide la cooperación cultural, sino que suprime también las culturas nacionales de los pueblos. Algunas potencias han rehusado a sus pueblos dependientes derechos fundamentales en el campo de la instrucción y de la cultura, lo cual impide el desarrollo de su personalidad y los intercambios culturales con otros pueblos asiáticos y africanos. Esto es particularmente evidente en el caso de Túnez, Argelia y Marruecos, donde ha sido suprimido el derecho fundamental de los pueblos de estudiar la lengua y la cultura comunes.

Análoga discriminación ha sido practicada contra poblaciones africanas y de color en algunas partes del continente africano. La Conferencia es de la opinión de que una similar política representa la negación de los derechos fundamentales del hombre, impide el progreso cultural en las dichas regiones e impide la cooperación cultural sobre el más vasto plano internacional.

C) Derechos del hombre y autodeterminación

1. La Conferencia Afroasiática ha declarado su pleno apoyo a los principios fundamentales de los derechos del hombre como están definidos en la Carta de las Naciones Unidas, y ha tomado nota de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre como una conquista común para todos los pueblos y todas las naciones. La Conferencia ha declarado su pleno apoyo al principio de autodeterminación de los pueblos y de las naciones como está establecido en la Carta de las Naciones Unidas y ha tomado nota de las resoluciones de las Naciones Unidas sobre el derecho de los pueblos y de las naciones a la autodeterminación, que es la condición necesaria del pleno disfrute de todos los derechos humanos fundamentales.

2. La Conferencia Afroasiática ha deplorado la política y el uso de la segregación racial y de la discriminación que constituyen la base de las relaciones entre Gobierno y ciudadanos en vastas regiones de África y en otras partes del mundo. Tal conducta no es solamente una grave violación de los derechos humanos, sino la negación de los valores fundamentales de la civilización y dignidad del hombre. La conferencia ha expresado su viva simpatía y su apoyo por la tenaz actitud acerca de las víctimas de la discriminación racial, especialmente de las poblaciones de origen africano, indio y paquistaní de Sudáfrica; se ha congratulado con todos aquellos que han sostenido su causa; ha reafirmado la decisión de los pueblos afroasiáticos de cancelar todo rastro de racismo que puede existir aún en sus países , y se ha empeñado en reservarse de su influencia moral para vigilar contra el peligro de caer víctima del mismo mal en la lucha de extirparlo…

D) Problemas relativos a los pueblos dependientes

1. La Conferencia Afroasiática, en el marco de su actitud ya expresada a propósito de la abolición del colonialismo, ha apoyado la posición de Indonesia en el caso de Iriam (Nueva Guinea Occidental), por cuanto respecta a los acuerdos relativos entre Indonesia y Países Bajos. La Conferencia Afroasíatica ha solicitado del gobierno holandés que tome de nuevo las negociaciones lo más rápidamente posible para ejecutar sus obligaciones en conformidad con los acuerdos ya mencionados y ha expresado la más sincera esperanza de que la ONU pueda asistir a las partes interesadas en la búsqueda de una solución pacífica de la disputa.

2. Acerca de la situación aún no resuelta en África Septentrional y la persistente negación a los pueblos de África Septentrional de su derecho a la autodeterminación, la Conferencia Afroasiática ha declarado que entiende apoyar los derechos de los pueblos de Argelia, Marruecos y Túnez a la autodeterminación e independencia y ha solicitado del Gobierno francés que elabore sin demora una sistematización pacífica del problema.

E) Desarrollo de la paz y la colaboración internacional

1. La Conferencia Afroasiática, considerando que muchos Estados aún no han sido admitidos en las Naciones Unidas, y considerando que en interés de la paz mundial la participación en las Naciones Unidas debe ser universal, se ha dirigido al Congreso de Seguridad con el fin de que apoye la admisión de todos aquellos Estados que según las cláusulas de la Carta están expresamente calificados para participar en ella. Según la opinión de la Conferencia Afroasiática, los siguientes países participantes: Camboya, Ceilán, Japón, Jordania, Laos, Libia, Nepal y Vietnam unificado tienen la calificación necesaria para la admisión […].

F) Declaración sobre los problemas de los pueblos dependientes

La Conferencia Afroasiática ha discutido los problemas de los pueblos dependientes y del colonialismo y los males derivados del sometimiento de los pueblos a la sujeción del extranjero, a su dominio y a su explotación. La Conferencia está de acuerdo:

1. En declarar que el colonialismo en todas sus manifestaciones es un mal al que debe ponerse rápidamente fin:

2. En declarar que la situación de los pueblos sometidos constituye una negación de los derechos fundamentales del hombre, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas, y es un obstáculo para la consolidación de la paz y la cooperación mundiales.

3. En declarar que apoya la causa de la libertad y de la independencia de estos pueblos.

4. Y en hacer una llamada a las potencias interesadas para que acuerden la libertad y la independencia de tales pueblos».

G) Declaraciones a favor del desarrollo de la paz y cooperación mundial

[…] Todos los países deben cooperar particularmente por medio de las naciones Unidas para lograr la reducción de los armamentos y la eliminación de las armas nucleares bajo control internacional eficaz. Es de est amanera como la paz internacional puede ser asegurada y la energía nuclear utilizada exclusivamente con fines pacíficos …

Todas las naciones deben tener el derecho de escoger sus propios sistema político y económico y su propio medio de vida, de conformidad con los principios y los fines de las Naciones Unidas…

La Conferencia Afroasiática ha prestado seria atención al problema de la paz y la cooperación mundial. Libre de sospechas y de miedos y animados por la fe y la buena voluntad de una hacia otra, las naciones deberían de practicar la tolerancia y vivir juntos en paz de buenos vecinos a desarrollar una cooperación amigable sobre la base de los diez principios siguientes:

1. Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

2. Respeto por la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.

3. Reconocimiento de la igualdad de todas las ramas y de todas las naciones, grandes y pequeñas.

4. Abstención de intervenciones o interferencias en los asuntos internos de otros países.

5. Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

6. a) Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias.

b) Abstención por parte de todo país a ejercitar presión sobre otros países.

7. Abstención de actos o de amenaza de agresión y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país.

8. Solución de todas las divergencias internacionales con medios pacíficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composición judicial, así como también con otros medios pacíficos, según la libre selección de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

9. Fomento de los intereses comunes y de cooperación.

10. Respeto a la justicia y a las obligaciones internacionales…

La Conferencia Afroasiática declara su convencimiento de que una cooperación amistosa en conformidad a estos principios y desarrollo de la paz y seguridad internacionales, mientras la cooperación en el campo económico-social y cultural contribuiría a crear una común prosperidad y el bienestar de todos (…).»

Conferencia Afroasiática de Bandung. Comunicado final, 24 de abril de 1955.

#bandung

Segundo Congreso Panafricano, 1919

William Edward Burghardt Du Bois (Great Barrington, 23 de febrero de 1868 — Accra, 27 de agosto de 1963) . Escritor y activista afroestadounidense que había hecho arreglos para que el Congreso Panafricano se reuniera en París durante las sesiones de la Conferencia de Paz de París, que puso término a los tratados de paz de la Primera Guerra Mundial.

De 1900 a 1945 el movimiento panafricanista será dominado por los africanos de la Diáspora, es decir del continente americano. El movimiento panafricanista celebró su primer congreso del 23 al 25 de julio de 1900. El primer congreso organizado en Westminster Hall por el abogado de la Isla de Trinidad, H. Silvestre Williams, fue presidido por el obispo Alexander Walters de la iglesia AMEC. El orden del día del congreso era a la vez religioso y político. Entre los treinta y dos delegados en el congreso figuraban cuatro representantes africanos, entre los cuales el ayudante de campo del Rey Menelik II de Etiopia, un ex ministro de justicia de Liberia, un consejero territorial de la Sierra Leona y un abogado de la Costa de Oro, la actual Ghana.

El segundo congreso panafricanista tuvo lugar en el Grand Hotel en Paris, del 19 al 21 de julio de 1919, con la participación de doce delegados de nueve países africanos. La mayoría de estos delegados se encontraban en Paris a causa de la guerra y por otros motivos. Este segundo congreso no reclama todavía el derecho de las colonias a la independencia. Sin embargo se exige un código de leyes y una oficina internacional para la protección de los negros, la participación de los colonizados en los asuntos de sus países, y el derecho a la formación.

«Las resoluciones del Congreso pedían en parte:

A. Que los Aliados y tas Potencias asociadas estableciesen para la protección internacional de los nativos de África una legislación laboral similar a la propuesta.

B. Que la Liga de Naciones estableciese una Oficina permanente encargada especialmente de controlar la aplicación de tales leyes para el bienestar político, social y económico de los nativos.

C. Que los negros de todo el mundo exigiesen que, de allí en adelante, los nativos de África y los pueblos de descendencia africana sean gobernados según los siguientes principios:

1. La tierra: la tierra y sus recursos materiales serán mantenidos en reserva para los nativos y, en todo momento, éstos tendrán una propiedad efectiva de cualquier cantidad de tierra que razonablemente puedan utilizar.

2. Capital: la inversión de capital y otorgamiento de concesiones estarán regulados de manera tal de prevenir la explotación de los nativos y el agotamiento de la riqueza natural del país. Las concesiones serán siempre limitadas en el tiempo y estarán sujetas a control estatal. Deberán tenerse en cuenta las crecientes necesidades de los nativos y los beneficios serán gravados con impuesto con el fin de que redunden en provechos sociales y materiales para los nativos.

3. Trabajo: la esclavitud y los castigos corporales serán abolidos, así como los trabajos forzados, excepto castigos de crímenes; y las condiciones generales de trabajo serán prescritas y reguladas por el Estado.

4. Educación: todos los niños nativos tendrán derecho a aprender a leer y escribir en su propia lengua y en la de la nación fideicomisaria, a expensas públicas, y a recibir instrucción técnica en alguna rama de la industria. El estado educará igualmente la mayor cantidad posible de nativos en disciplinas técnicas y culturales y mantendrá un cuerpo de profesores nativos.

5. El Estado: los nativos de África deben tener derecho a participar en el gobierno tan pronto como lo permita su desarrollo, de acuerdo con el principio de que el gobierno existe para los nativos y no los nativos para el gobierno. Se les permitirá participar inmediatamente en el gobierno local y tribal, según los antiguos usos, y esta participación se extenderá gradualmente, a medida que aumenten la experiencia y la educación, a las altas autoridades del estado, para que, finalmente Africa sea gobernada con el consenso de los africanos…»

Segundo Congreso Panafricano, 1919. W.E. Burghardt du Bois, The World and Africa Nueva York, The Viking Press, 1947, en H. Khon y W. Sokolsky, El nacionalismo africano en el siglo XX. Paidós, Buenos Aires, 1968, pp. 155-156

Fuente para la introducción: http://www.lagacetadeguinea.com/132/01.html

#panafricanismo

Resolución 242 sobre el Próximo Oriente, 1967

Territorios controlados por Israel en 1967

El Consejo de Seguridad,

Expresando su constante preocupación por la grave situación en el Oriente Próximo.

Insistiendo en la inadmisibilidad de la adquisición de territorios por medio de la guerra y en la necesidad de trabajar por una paz justa y duradera, en la que todos los Estados de la zona puedan vivir con seguridad.

Insistiendo además en que todos los Estados Miembros, al aceptar la Carta de las Naciones Unidas, han contraído el compromiso de actuar de conformidad con el artículo 2 de la Carta,

1. Afirma que el acatamiento de los principios de la Carta requiere que se establezca una paz justa y duradera en el Próximo Oriente, la cual incluya la aplicación de los dos principios siguientes:

1) Retirada de las fuerzas armadas israelíes de territorios que ocuparon durante el reciente conflicto

2) Terminación de todas las situaciones de beligerancia o alegaciones de su existencia, y respeto y reconocimiento de la soberanía, integridad territorial e independencia política de todos los Estados de la zona y de su derecho a vivir en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas y libres de amenaza o actos de fuerza;

2. Afirma además la necesidad de:

a) Garantizar la libertad de navegación por las vías internacionales de navegación de la zona.

b) Lograr una solución justa del problema de los refugiados;

c) Garantizar la inviolabilidad territorial e independencia política de todos los Estados de la zona, adoptando medidas que incluyan la creación de zonas desmilitarizadas

3. Pide al Secretario General que designe un Representante Especial que mar che al Próximo Oriente, para establecer y mantener contactos con los Estados interesados a fin de promover un acuerdo y de ayudar en los esfuerzos para lograr una solución pacífica y aceptada, de acuerdo con las disposiciones y principios de la presente resolución.

4. Pide al Secretario General que informe lo antes posible al Consejo de Seguridad sobre el progreso de los esfuerzos del Representante Especial.

Resolución 242 de la ONU sobre Próximo Oriente, 22 de noviembre de 1967

#guerra-de-los-seis-dias, #guerras-arabe-israelies, #onu