La revolución cultural china, 1966

He aquí un fragmento de la decisión adoptada por el Comité Central del Partido Comunista de China, en su reunión del 8 de agosto de 1966, sobre la revolución cultural:

Cartel resaltando el papel de la Guardia Roja

«La gran revolución cultural proletaria que se desenvuelve actualmente, una gran revolución que llega al alma misma de la genta, representa una nueva etapa, aún más amplia, en el desarrollo de la revolución socialista de nuestro país.

En la X Sesión Plenaria del Comité Central elegido en el VIII Congreso del Partido, el camarada Mao Tse-tung dijo: “Para derrocar el Poder Político es siempre necesario ante todo crear la opinión pública en el terreno ideológico. Así proceden las clases revolucionarias, y así también lo hacen las clases contrarrevolucionarias”. La práctica ha demostrado como actualmente correcta esta tesis del camarada Mao- Tse-tung.

Aunque derrocada, la burguesía todavía trata de valerse de las viejas ideas, cultura, hábitos y costumbres de las clases explotadoras para corromper a las masas conquistar la mente del pueblo en su esfuerzo por restaurar su Poder. El proletariado debe hacer exactamente lo contrario: debe propinar golpes despiadados y frontales a todos los desafíos de la burguesía en el dominio ideológico y cambiar la fisonomía espiritual de toda la sociedad utilizando sus propias nuevas ideas, cultura, hábitos y costumbres. Nuestro objetivo actual es aplastar, mediante la lucha, a los que ocupan puestos dirigentes y siguen el camino capitalista, criticar y repudiar a las “autoridades” reaccionarias burguesas en el campo académico, criticar y repudiar la ideología de la burguesía y demás clases explotadoras, y transformar la educación, la literatura y el arte y los demás dominios de la superestructura que no corresponden a la base económica del socialismo, a fin de facilitar la consolidación y el desarrollo del sistema socialista.

Las amplias masas obreras, campesinos, soldados, intelectuales revolucionarios y cuadros revolucionarios constituyen la fuerza principal en esta gran revolución cultural. Un gran número de jóvenes revolucionarios, antes desconocidos, se han convertido en valientes desbrozadores de caminos. Actúan con firmeza, vigor e inteligencia. Por medio de dazibao* y de grandes debates, exponen franca y plenamente sus opiniones, denuncian y critican en profundidad, y lanzan resueltos ataques contra los representantes abiertos y ocultos de la burguesía. En el curso de semejante gran movimiento revolucionario, es inevitable que ellos muestren tales o cuales defectos, pero su orientación revolucionaria fundamental ha sido correcta. Esta es la corriente principal de la gran revolución cultural proletaria. Es la dirección principal en que la gran revolución cultural proletaria prosigue su avance.

La revolución cultural, por ser revolución, encuentra inevitablemente resistencia. Esta resistencia proviene principalmente, de aquellas personas infiltradas en el Partido que ocupan puestos dirigentes y siguen el camino capitalista. también proviene de la vieja fuerza de la costumbre de la sociedad. En la actualidad, esta resistencia es todavía fuerte y tenaz. Sin embargo, la gran revolución cultural proletaria es, después de todo, la tendencia general e irresistible. Muchos hechos demuestran que tal resistencia se desmoronará rápidamente una vez que las masas populares sean plenamente movilizadas».

* Dazibao es una forma de expresión creada por el pueblo chino en el movimiento de rectificación del estilo para movilizar y desarrollar la democracia; son hojas amplias de papel donde la gente expresa, con grandes jeroglíficos, agudas críticas o hace autocríticas.

#mao-zedong, #r-p-china

Cesión de Hong Kong a la República Popular China

Firma de la cesión de Hong Kong a China, Beijing, 19 de diciembre de 1984

Firma de la cesión de Hong Kong a China, Beijing, 19 de diciembre de 1984

El proceso de cesión de Hong Kong a la República Popular China se inicia con la firma de la Declaración Conjunta Chino-Británica de 19 diciembre de 1984. En 1985 se constituye, por una parte, la Comisión de Elaboración para la Ley Fundamental, compuesta por cincuenta y nueve personalidades de las que veintitrés son ciudadanos de Hong Kong y, por otra, el Comité Consultivo para la Ley Fundamental, integrado por ciento ochenta representantes de diversos círculos de Hong Kong. Tras cuatro años y ocho meses de reuniones y debates, la VII Asamblea Popular Nacional examinó y aprobó la Ley Fundamental, que entró en vigor a partir del 1 de julio de 1997.

El gobierno de la República Popular China y el Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte han hecho con satisfacción un recuento de las relaciones amistosas existentes entre los Gobiernos y pueblos de los dos países en los años recientes y coinciden en que una apropiada solución negociada de la cuestión de Hong Kong, legada de la historia, contribuye al mantenimiento de la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong y a la ulterior consolidación y desarrollo de las relaciones entre los dos países sobre una nueva base. Por consiguiente, han acordado a través de consultas entre las delegaciones de los dos Gobiernos, dar la siguiente declaración:

1. El Gobierno de la República Popular China declara que la recuperación del área de Hong Kong (incluyendo la Isla de Hong Kong, Kowloon y los Nuevos Territorios, denominados en adelante “Hong Kong”) encarna la aspiración común de todo el pueblo chino, y que ha decidido reasumir el ejercicio de soberanía sobre Hong Kong a partir del 1º de julio de 1997.

2. El Gobierno del Reino Unido declara que devolverá Hong Kong a la República Popular China el 1º de julio de 1997.

3. El Gobierno de la República Popular China declara que las políticas fundamentales de la República Popular China con respecto a Hong Kong son las siguientes:

(1) Para salvaguardar la unidad nacional y la integridad territorial y tomando en consideración la historia y las realidades de Hong Kong, la República Popular China se ha resuelto a establecer, de conformidad con las estipulaciones del Artículo 31 de la Constitución de la República Popular China, una Región Administrativa Especial en Hong Kong en el momento de reasumir el ejercicio de soberanía sobre Hong Kong.

(2) La Región Administrativa Especial de Hong Kong se subordinará directamente al Gobierno Popular Central de la República Popular China. Ella gozará de un alto grado de autonomía, excepto en los asuntos exteriores y de defensa que son de responsabilidad del Gobierno Popular Central.

(3) La Región Administrativa Especial de Hong Kong estará investida de los poderes ejecutivo y legislativo y el judicial independiente, incluído el de sentencia en última instancia. Las leyes actualmente vigentes en Hong Kong se mantendrán inalterables en lo fundamental.

(4) El Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong estará integrado por habitantes locales. El jefe ejecutivo será nombrado por el Gobierno Popular Central sobre la base de los resultados de la elección o consultas llevadas a cabo en la localidad. Los principales funcionarios serán propuestos por el jefe ejecutivo de la Región Administrativa Especial de Hong Kong al Gobierno Popular Central para los efectos de nombramiento. Los ciudadanos chinos y extranjeros que hayan trabajado anteriormente en los servicios público y policial en los departamentos gubernamentales permanecerán en su empleo. Ingleses o extranjeros de otra nacionalidad podrán ser empleados como asesores o para desempeñar determinados cargos públicos en los departamentos gubernamentales de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

(5) Se mantendrán inalterables los vigentes sistemas social y económico así como el modo de vivir en Hong Kong. Los derechos y las libertades, como los de la persona, opinión, prensa, reunión, asociación, viaje, mudanza, comunicación, huelga, opción de ocupación, investigación académica y creencia religiosa, serán garantizados por la ley en la Región Administrativa Especial de Hong Kong. La propiedad privada y la empresarial, el derecho legítimo de sucesión así como las inversiones foráneas serán protegidos por la ley.

(6) La Región Administrativa Especial de Hong Kong mantendrá el status de puerto franco y territorio aduanero independiente.

(7) La Región Administrativa Especial de Hong Kong preservará el status de un centro financiero internacional y continuarán abiertos sus mercados de divisas, oro, valores y futuros. Será libre el flujo del capital. El dólar de Hong Kong seguirá circulando y se mantendrá libremente convertible.

(8) La Región Administrativa Especial de Hong Kong mantendrá finanzas independientes. El Gobierno Popular Central no recaudará impuestos en la Región.

(9) La Región Administrativa Especial de Hong Kong podrá establecer vínculos económicos mutuamente beneficiosos con el Reino Unido y otros países, cuyos intereses económicos en Hong Kong serán atendidos debidamente.

(10) Bajo el nombre de “Hong Kong, China”, la Región Administrativa Especial de Hong Kong podrá, por su cuenta, mantener y desarrollar relaciones económicas y culturales y concertar acuerdos pertinentes con países y regiones así como las organizaciones internacionales concernientes.

El Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong podrá, por su cuenta, expedir documentos de viaje para la entrada en y la salida de Hong Kong.

(11) La preservación del orden público en la Región Administrativa Especial de Hong Kong estará a cargo del Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

(12) Las políticas fundamentales arriba mencionadas de la República Popular China sobre la cuestión de Hong Kong y la aclaración de dichas políticas en el Anexo I de esta Declaración Conjunta serán establecidas por la Asamblea Popular Nacional de la República Popular China en una Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Hong Kong de la República Popular China, y seguirán invariables por espacio de 50 años.

4. El Gobierno de la República Popular China y el Gobierno del Reino Unido declaran que, durante el período de transición comprendido entre la fecha de entrada en vigor de esta Declaración Conjunta y el 30 de junio de 1997, el Gobierno del Reino Unido se encargará de la administración de Hong Kong con miras a mantener y preservar su prosperidad económica y estabilidad social; y que el Gobierno de la República Popular China brindará su cooperación al respecto.

5. El Gobierno de la República Popular China y el Gobierno del Reino Unido declaran que, a fin de asegurar la feliz transmisión de poder en 1997 y en vista de una efectiva aplicación de esta Declaración Conjunta, se creará un Grupo Conjunto de Enlace Sino-Británico una vez entrada en vigor esta Declaración Conjunta, el cual se constituirá y funcionará en concordancia con las disposiciones del Anexo II de la presente Declaración Conjunta.

6. El Gobierno de la República Popular China y el Gobierno del Reino Unido declaran que los arriendos de tierra en Hong Kong y otros asuntos pertinentes serán tratados de acuerdo con las estipulaciones del Anexo III de la presente Declaración Conjunta.

7. El Gobierno de la República Popular China y el Gobierno del Reino Unido coinciden en llevar a efecto las anteriores declaraciones y los Anexos de esta Declaración Conjunta.

8. Esta Declaración Conjunta será sometida a ratificación y entrará en vigor en la fecha del canje de instrumentos de ratificación, que tendrá lugar antes del 30 de junio de 1985 en Pekín. Esta Declaración Conjunta y sus Anexos serán igualmente válidos.

Dada en Pekín, a los diecinueve días del mes de diciembre del año mil novecientos ochenta y cuatro, en dos ejemplares escritos en los idiomas chino e inglés, siendo ambos textos igualmente auténticos.

Por el Gobierno de la República Popular China. Zhao Ziyang

Por el Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Margaret Thatcher

Fuentes:  http://www.ceri-fog.org/publicaciones/meridiano/meri15(1).htm;

#r-p-china, #reino-unido