Las medidas antisemitas de la Alemania nazi

Programa del Partido Nazi (1.920):

Durante el boicot anti-judío, hombres de las SA llevan carteles que leen, "Alemanes! ¡Defiéndanse! ¡No les compren a los judíos!" Berlín, Alemania, marzo o abril de 1933.

“Exigimos la constitución de una nueva Alemania. […]

4. Solo los ciudadanos pueden beneficiarse de los derechos cívicos. Para ser ciudadano, es necesario ser de sangre alemana, sin importar la religión. Ningún judío puede ser ciudadano.

5. Los no-ciudadanos no pueden vivir en Alemania sino como huéspedes y deben someterse a la legislación sobre extranjeros.

6. El derecho de dirigir el Estado y de hacer las leyes está reservado exclusivamente a las ciudadanos. Exigimos que la función pública no pueda ser ejercida por no-ciudadanos.

7. Exigimos que el Estado alemán se comprometa a procurar medios de subsistencia a todos los ciudadanos. Si el país no puede alimentar a toda su población, los no-ciudadanos deberán ser expulsados del Reich. […]

23. Propugnamos la lucha contra la mentira política y contra su propagación por la prensa. Para favorecer la creación de una prensa alemana, exigimos:

que todos los directores y periodistas de los periódicos en lengua alemana sean ciudadanos alemanes;[…]
que sea prohibida por la ley toda participación financiera y toda influencia de los no-alemanes […].

24. Exigimos la libertad en Alemania de todas las religiones, en la medida en que no pongan en peligro ni ofendan el sentimiento moral de la raza germánica. [..] El Partido combate el espíritu judeo-materialista. […]

Munich, 24 de febrero de 1.920

Ley para la protección de la sangre alemana y del honor alemán

Familia judía, portando la estrella de David

Completamente convencido de que la pureza de la sangre germana es esencial para la ulterior existencia del pueblo alemán, e inspirado por la determinación inflexible de salvaguardar el futuro de la nación alemana, el Parlamento ha resuelto unánimemente sobre la siguiente ley, la cual es junto con esto promulgada.

Sección 1.

1. Los matrimonios entre judíos y ciudadanos de sangre alemana o afín quedan prohibidos. Los matrimonios efectuados en contravención a esta ley son nulos, aún si, con el propósito de evadir esta ley, fueran efectuados en el extranjero.

2. Los procedimientos de nulidad podrán ser iniciados por el Fiscal Público.

Sección 2.

Las relaciones sexuales fuera del matrimonio entre judíos y nacionales de sangre alemana o afín quedan prohibidos.

Sección 3.

No se permite a los judíos emplear mujeres de sangre alemana o afín como sirvientes domésticos.

Sección 4.

1. Se prohibe a los judíos desplegar las banderas del Reich y la nacional o los colores nacionales.

2. Por otro lado se les permite desplegar los colores judíos. El ejercicio de ese derecho está protegido por el Estado.

Sección 5.

1. La persona que actúe contrariamente a la prohibición de la Sección 1 será castigada con trabajos forzados.

2. La persona que actúe contrariamente a la prohibición de la Sección 2 será castigada con prisión o con trabajos forzados.

3. La persona que actúe contrariamente a las regulaciones de las Secciones 3 o 4 será castigada con prisión de hasta un año y con una multa, o con una de esas penas.

Sección 6.

El Ministro del Interior del Reich, en acuerdo con el Diputado delegado del Führer y el Ministro de Justicia del Reich, promulgará las regulaciones legales y administrativas requeridas para la puesta en ejecución e implementación de esta Ley.

Sección 7.

Está Ley entrará en vigor al día siguiente de su promulgación. La Sección 3 sólo entrará en vigor el 1 de Enero de 1936.

Nuremberg, 15 de Septiembre de 1935 en el Congreso de la Libertad del Partido Nacionalsocialista.

El Führer y Canciller del Reich Adolf Hitler.
El Ministro del Interior del Reich Frick.
El Ministro del Interior del Reich Dr. Gürtner.
El Diputado delegado del Führer R. Hess.

Ley de ciudadanía del Reich

Artículo I.

1. Sujeto del Estado es una persona que pertenece a la unión protectora del Reich Alemán y que por lo tanto tiene obligaciones particulares hacia el Reich.

2. El status de sujeto de adquiere en acuerdo con las estipulaciones de la Ley de Ciudadanía del Reich y el Estado.

Artículo II.

1. Ciudadano del Reich es aquel sujeto que sólo es de sangre alemana o afín y que, a través de su conducta, ha demostrado que está deseoso y apto para servir lealmente al pueblo alemán y al Reich.

2. El derecho a la ciudadanía es adquirido por la concesión de los documentos de ciudadanía del Reich.

3. Sólo el ciudadano del Reich goza de completos derechos políticos de acuerdo a la disposición de las leyes.

Artículo III.

El Ministro del Interior del Reich, conjuntamente con el Diputado delegado del Führer, promulgará los decretos administrativos y legales necesarios para llevar a cabo y suplementar esta Ley.

Nuremberg, 15 de Septiembre de 1935 en el Congreso de la Libertad del Partido Nacionalsocialista.

El Führer y Canciller del Reich Adolf Hitler.
El Ministro del Interior del Reich Frick.

Ley de ciudadanía del Reich: Primera regulación

Sobre la base del artículo III de la Ley de Ciudadanía del Reich del 15 de Septiembre de 1935, lo siguiente es decretado por el presente.

Persecución a los comercios de origen judío

Artículo 1.

1. Hasta que regulaciones subsiguientes sean promulgadas con relación a los documentos de ciudadanía, aquellos que poseían el derecho a votar en las elecciones al Parlamento en el momento en que la Ley de Ciudadanía entró en vigor, poseerán los derechos de ciudadanos del Reich. Lo mismo ocurre para aquellos a los cuales el Ministro del Interior del Reich, en asociación con el Diputado delegado del Führer, les ha dado ciudadanía preliminar.

2. El Ministro del Interior del Reich, en conjunción con el Diputado delegado del Führer, podrá retirar la ciudadanía preliminar.

Artículo 2.

1. Las regulaciones en el artículo 1 son también válidas para los sujetos del Reich de sangre judía mezclada.

2. Un individuo de sangre judía mezclada es aquel que desciende de uno o dos abuelos que eran racialmente judíos completos, a menos que él o ella no se cuente como judío de acuerdo al Artículo 4, Parágrafo 2. Un abuelo será considerado judío si él o ella pertenece a la comunidad religiosa judía.

Artículo 3.

1. Sólo los ciudadanos del Reich, como portadores de derechos políticos completos, ejercen el derecho de votar en asuntos políticos o tener puestos públicos. El Ministro del Interior del Reich, o cualquier agencia delegada, podrá hacer excepciones durante el período de transición con relación a la ocupación de puestos públicos. Los asuntos de las organizaciones religiosas no serán afectados.

Artículo 4.

1. Un judío no puede ser ciudadano del Reich. No tiene derecho a votar en asuntos políticos y no puede ocupar puestos públicos.

2. Los funcionarios públicos judíos deberán retirarse al 31 de Diciembre de 1935. Si esos funcionarios sirvieron en el frente en la guerra mundial, por Alemania o sus aliados, ellos recibirán como pensión, y hasta que alcancen el límite de edad, la pensión a la cual tenían derecho de acuerdo al último salario que recibieron. Ellos no serán, sin embargo, promovidos de acuerdo a la antigüedad en su rango. Después de alcanzar el límite de tiempo, su pensión será nuevamente calculada, de acuerdo al último salario recibido sobre el cual su pensión será calculada.

3. Los asuntos de las organizaciones religiosas no serán afectados.

4. Las condiciones de servicio de los profesores en las escuelas públicas judías permanecerán sin cambio hasta que regulaciones nuevas para el sistema escolar judío sean promulgadas.

Artículo 5.

1. Judío es el que desciende de al menos tres abuelos que son racialmente judíos completos. El artículo 2, Parágrafo 2, frase dos se aplica.

2. Judío es también el que desciende de dos padres completamente judíos si: (a). Pertenece a la comunidad religiosa judía al día en que esta Ley es promulgada, o se une después a la comunidad; (b). Está casado con un(a) judío(a) al momento en que esta Ley es promulgada, o se casa con uno subsecuentemente. (c). Es la descendencia del casamiento con un judío, en el sentido de la Sección I, si el matrimonio fue contraído después de que la Ley para la Protección de la Sangre alemana y el Honor alemán fue promulgada. (d). Es la descendencia de una relación extramarital con un judío, de acuerdo a la Sección I, y nació extramatrimonialmente después del 31 de julio de 1936.

Artículo 6.

1. Los requerimientos para la pureza de la sangre establecidos en la Ley de Reich o por el NSDAP y sus escalones, no cubiertos en el artículo 5, no serán afectados.

2. Cualquier otro requerimiento para la pureza de la sangre, no-cubierto en el artículo 5, sólo podrá ser establecido por el Ministro del Interior del Reich y el Diputado delegado del Führer. Si cualquier petición ha sido hecha, queda nula al 1 de enero de 1936, si no han sido solicitadas por el Ministro del Interior del Reich en acuerdo con el Diputado delegado del Führer.

Artículo 7.

El Führer y Canciller del Reich podrá eximir a cualquiera de las regulaciones de estos decretos administrativos.

Berlín, 14 de noviembre 1935.

El Führer y Canciller del Reich, Adolf Hitler.
El Ministro del Interior del Reich, Frick.
El Diputado del Führer, Rudoph Hess, Ministro sin Cartera.

Segundo Decreto que implementa la Ley concerciente al cambio de apellidos, 17 de agosto de 1938

Parágrafo I.

1. Los judíos podrán recibir sólo aquellos nombres que están listados en las Directivas del Ministerio del Interior concernientes al uso de nombres.

2. Esto no se aplica a judíos de nacionalidad extranjera.

Parágrafo II.

1. Si los judíos quieren usar nombres que no están incluidos de acuerdo al Parágrafo I, deben, a partir del 1 de enero de 1939, adoptar un nombre adicional. Para los hombres será Israel y para las mujeres Sara.

Decreto policial concerniente a la identificación de los judíos, 1 de septiembre de 1941

Parágrafo I.

1. A los judíos (ver párrafo 5 del Primer Decreto Ejecutivo concerniente a la Ley de Ciudadanía del Reich del 14 de noviembre de 1935) sobre la edad de seis años se les prohibe mostrarse en público sin la Estrella Judía.

2. La Estrella Judía consiste el una estrella de seis puntas de tela amarilla con bordes negros, equivalente en tamaño a la palma de la mano. La inscripción debe leer “Jude”.

Parágrafo II.

1. Se prohibe a los judíos:

a. Abandonar su área de residencia sin portar sobre su persona el permiso escrito de la policía local.

b. Portar medallas, ornamentos u otras insignias.

Fuente: http://www.zweiterweltkrieg.org/phpBB2/viewtopic.php?t=808
Anuncios

#alemania, #nazismo

La extensión de la crisis a Alemania, 1932

Evolución del paro y del apoyo a los nazis en Alemania

“Aunque los primeros efectos del crack se exportaron de inmediato fue en 1931 cuando el grueso de la crisis estalló a escala mundial con resultados similares a los producidos en EE.UU.: hundimiento el sistema crediticio, desplome de las cotizaciones bursátiles, caída de la inversión, descenso de los precios, contracción de la actividad eeconómica, aumento del paro, reducción de la demanda.

El paro se cebó especialmente en la mano de obra industrial, en las masas obreras del ramo de la construcción y en la minería. El número de parados en todo el mundo llegó a alcanzar lacifra de 40 millones (eran 10 millones antes de la crisis). El panorama de la depresión ofreció su cara más sombria en las calles, en las filas de hombres sin empleo que hacían cola ante una propuesta de trabajo eventual, ante las entidades de auxulio que proporcionaban alimentos, o al contemplar a hombres encartelados exponiendo su dramática situación y pidiendo un trabajo cualquiera para poder dar de comer a sus hijos.

Se dice a menudo que los jóvenes sufren menos que las personas mayores esta situación de desempleo. Nuestra experiencia no demuestra lo contrario. Nuestra desorganizada economía ya no es capaz, hoy en día, de preparar de manera ordenada a la nueva generación para el trabajo. Cientos de miles de jóvenes quedan si trabajo así que terminan su aprendizaje; permanecen en esta situación largos períodos de tiempo, y pierden así la pericia que adquirieron en su preparación y que nunca llevaron a la práctica. ¿En qué se convertirá la economía alemana, pregunto yo, si no hay una nueva generación que conserve las mundialmente famosas cualidades del pueblo alemán?”

Discurso de W. Eggert, Secretario del XV Congreso de la Unión de Sindicatos Alemanes, 13 de abril de 1932.

#alemania

Resultados de la Conferencia de Stressa, 1935

Pierre Laval, Benito Mussolin, MacDonald en la Conferencia de Stressa, 1935

El Frente de Stresa fue un acuerdo tomado en abril de 1935 por el ministro de asuntos exteriores francés Pierre Laval, el primer ministro británico Ramsay MacDonald y el líder italiano Benito Mussolini. Su objetivo era reafirmar los Tratados de Locarno y declarar que la independencia de Austria “seguiría inspirando su política común”. También se acordó la oposición a cualquier intento de Alemania para tratar de cambiar las condiciones del Tratado de Versalles. El tratado fue negociado en una conferencia celebrada en Stresa, en Italia, de donde toma su nombre. Véamos un artículo de la prensa de este momento:

Stresa, 15, 10 mañana.— A las doce y veinte de la tarde de ayer, terminó la conferencia de las Tres Potencias, representadas aquí por sus presidentes del Consejo y sus ministros de Negocios Extranjeros. Sobre los resultados de la Conferencia se ha facilitado la siguiente referencia:

“Los representantes de los Gobiernos de Italia, Francia y el Reino Unido, han examinado la situación general de Europa después de los cambios de puntos de vista sostenidos durante las últimas semanas acerca de la decisión tomada el día 16 de marzopor el Gobierno alemán. Se llegó a un completo acuerdo sobre varios asuntos examinados, que son:

Decisión sobre cuatro puntos

Primero: Las potencias acuerdan seguir la línea común de conducta acerca del memorándum francés a la Sociedad de Naciones.

Segundo: La información que ellas recibieron confirma sus puntos de vista en sentido de que las negociaciones deben desarrollarse en forma que constituyan la seguridad de la Europa del Este.

Tercero: Reafirmar la necesidad de mantener la independencia e integridad de Austria, que debe continuar siendo una aspiración de política común. Los representantes de los Gobiernos en el Pacto de Roma, también deben reunirse en fecha próxima para llegar a un acuerdo central europeo.

Cuarto: Acuerdan continuar el estudio de un pacto aéreo para la Europa del Oeste y “de acuerdos bilaterales que puedan acompañarlo”.

Contra el gesto unilateral del Reich

Quinto. Lamentan tener que reconocer que la repudiación unilateral por Alemania de las cláusulas militares del Tratado de Versalles, ha socavado la confianza pública en ia seguridad del mantenimiento de la paz. También la magnitud del rearme alemán ha invalido los supuestos sobre los que se basaban los esfuerzos para el desarme. “No obstante, las tres potencias reafirman, su decisión de sostener la paz por el medio de establecer un sentido de seguridad.”

Sexto. Las tres potencias declaran que otros Estados interesados deben informarse del deseo de Austria, Hungría y Bulgaria de rearmarse.

Una declaración posterior de las delegaciones italiana y británica, reafirma las obligaciones dimanantes del Pacto de Locarno con el deseo de “cumplirlas fielmente, si la necesidad lo exige”.

El comunicado agrega que la declaración final de las tres potencias, cuyo objetivo es el mantenimiento colectivo de la paz dentro de la Sociedad de Naciones, es un completo acuerdo, en oponerse por los medios prácticos a cualquier réplica unilateral de los Tratados, que pueda poner en peligro la paz de Europa y reitera que actuarán en colaboración estrecha y cordial con este propósito. — United Press.

Fuente: ABC, 16 de abril de 1935, p. 25

El frente no tuvo demasiado éxito en la práctica. Dos meses después, en junio de 1935, Inglaterra y la Alemania Nazi firmaban el acuerdo naval anglo-alemán, que violaba implícitamente el Tratado de Versalles, permitiendo a Alemania el incremento de su fuerza naval hasta el 35% de la Marina Real, y la posibilidad de construir submarinos. El frente llegó a su fin con la invasión italiana de Abisinia y la consiguiente condena del hecho por parte de Francia e Inglaterra en la Sociedad de Naciones.

#francia, #italia, #reino-unido

Pacto Anti Komintern, 1936

Representantes de Japón y Alemania firman el Pacto Antikomintern

El Gobierno Imperial de Japón y el Gobierno de Alemania, en conocimiento del hecho que el objetivo del Comunismo Internacional (también llamado Komintern) es la desintegración de, y la ejercicio de violencia contra, los estados existentes con el uso de todas los medios a su alcance. Creyendo que tolerar la interferencia por el Comunismo Internacional, en los asuntos internos de las naciones no solo afecta su paz interna y estado de bienestar, sino además la paz del mundo en general.

Habiendo decidido cooperar para la defensa contra la desintegración comunista, han acordado lo siguiente:

Artículo 1

Los Altos Estados Contratantes acuerdan que se mantendrán mutuamente informados respecto a las actividades del Comunismo Internacional, confiriendo las necesarias medidas de defensa y llevando dichas medidas a una muy estrecha cooperación.

Artículo 2

Los Altos Estados Contratantes invitarán conjuntamente a terceros Estados cuya paz interior sea amenazada por el trabajo de desintegración del Comunismo Internacional, para adoptar medidas defensivas en el espíritu del presente acuerdo o para participar en él.

Artículo 3

Los textos japonés y alemán son igualmente válidos como originales de este Acuerdo. El Acuerdo entra en vigencia el día de su firma y tendrá vigencia por el término de cinco años. Los Altos Estados Contratantes podrán, en un tiempo razonable antes de su expiración, renovar de la manera más conveniente esta cooperación. Los abajo firmantes han sido autorizados por sus respectivos gobiernos para esta firma.

Hecho en duplicado en Berlín, 25 de noviembre, 11vo año de Show, correspondiente al 25 de noviembre de 1936.

Visconde Kintomo Mushakoji, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Gobierno Imperial Japonés

Joachim von Ribbentrop, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario Alemán

#alemania, #japon

Tratado germanorruso de Rapallo, 1923

El gobierno alemán, representado por el ministro del Reich doctor Walther Rathenau, y el gobierno de la Federación de Repúblicas Socialistas Soviéticas Rusas, representado por el comisario del pueblo Chizcherin, han acordado las siguientes disposiciones:

En Rapallo, una pequeña ciudad próxima de Génova, se celebraron las reuniones entre Alemania y la Rusia soviética que dieron lugar al Tratado de Rapallo. En esta foto, el Canciller alemán, Dr. Joseph Wirth (segundo desde la izquierda), con la delegación de la Unión Soviética, LB Krasin, G.W. Chicherin y A.A. Joffe (continuación de izquierda a derecha).

Artículo 1

Ambos gobiernos convienen en que las relaciones entre Alemania y la F. de las R. S. S. sobre los problemas de la postguerra deben regularse por las siguientes bases:

a) Alemania y la F. de las R. S. S. renuncian mutuamente a la reparación de sus gastos y daños de guerra, es decir, a aquellos daños que hayan producido a ellos y a sus súbditos las medidas militares en el teatro de la guerra, incluyendo las requisiciones llevadas a cabo en país enemigo. Del mismo modo renuncian ambas partes a la indemnización de los daños civiles que a los súbditos de una parte hayan ocasionado las llamadas medidas excepcionales de guerra o las medidas de gobierno adoptadas por los órganos oficiales de la otra parte;

b) Se reglamentarán, conforme al principio de la reciprocidad, las relaciones jurídicas públicas y privadas, afectadas por el estado de guerra, incluso las cuestiones relativas al trato de los buques mercantes capturados por la otra parte.

c) Alemania y Rusia renuncian recíprocamente a la indemnización de los gastos hechos por ambas partes con los prisioneros de guerra. El gobierno alemán renuncia igualmente al reembolso de los gastos hechos por él para los soldados del ejército rojo internados en Alemania. A su vez el gobierno ruso renuncia a la devolución del producto de la venta hecha por Alemania del material militar, requisado y llevado a Alemania.

Artículo 2

Alemania renuncia a las reclamaciones que pudieran formularse contra Rusia por la aplicación anterior de las leyes y medidas de la F. de las R. S. S. a súbditos alemanes o a sus derechos privados o a los derechos de Alemania y de sus Estados y por las medidas dictadas por la F. de las R. S. S. o por un órgano suyo contra súbditos alemanes o contra sus derechos privados, suponiendo que el gobierno de la F. de las R. S. S. no acceda a reclamaciones análogas de otros Estados.

Artículo 3

Quedan restablecidas las relaciones diplomáticas y consulares entre Alemania y la F. de las R. S. S. Un convenio especial reglamentara la admisión recíproca de los cónsules.

Artículo 4

Ambos gobiernos convienen también en aplicar el principio de nación más favorecida a la condición jurídica general de los nacionales de una parte en el territorio de la otra parte y a la reglamentación general de las relaciones comerciales y económicas entre ambas partes. El principio de nación mas favorecida no se extiende a los privilegios y ventajas que la F. de las R. S. S. conceda a una republica soviética o a un Estado que anteriormente formaba parte del imperio ruso.

Artículo 5

Los dos gobiernos atenderán recíprocamente con toda la benevolencia posible a las necesidades económicas de ambos países. Ambos se inspirarán en este pensamiento al reglamentar este problema sobre una base internacional. El gobierno alemán se manifiesta dispuesto a apoyar, en cuanto le sea posible, los acuerdos hechos por firmas privadas que le sean comunicados y a facilitar su cumplimiento.

Artículo 6

Los artículos 1º y 4º de este tratado entrarán en vigor con la ratificación: las demás disposiciones de este tratado entrarán en vigor inmediatamente.

Hecho por duplicado en Rapallo el 16 de abril de 1922.

#alemania, #urss

Ultimátum a Alemania para el pago de las repaciones de guerra, 1921

Consecuencias territoriales del Tratado de Versalles para Alemania

Tras la firma del Tratado de Versalles, la cuestión del Ruhr fue un constante punto de fricción entre Alemania y Francia, que desembocaría posteriormente en los acontecimientos de 1923. No era la primera vez que Francia entraba en el Ruhr. Ya lo había hecho en mayo de 1920, en respuesta a las operaciones de los freikorps contra el Ejército Rojo del Ruhr, y de nuevo en marzo de 1921, también para presionar a Alemania a pagar sus reparaciones de guerra. De este momento, es el siguiente ultimátum internacional relativo a las reparaciones de guerra a Alemania:

Los Gobiernos aliados declaran que, a pesar de las repetidas concesiones hechas por ellos desde la firma del Tratado de Versalles, el Gobierno alemán, que no ha hecho caso de las advertencias ni de las medidas coercitivas acordadas en Spa y París, ni tampoco de las establecidas en Londres, en vigor desde la misma fecha de su publicación, se encuentra retrasado en el cumplimiento de las condiciones a que le obliga el Tratado de Versalles, afectando este retraso a los puntos siguientes:

1. Desarme.
2. Pago de doce mil millones de marcos oro, el cual, conforme al artículo 235 del Tratado de Paz, prescribía el 1 de mayo de 1921 y cuya liquidación en el plazo citado había sido exigido ya por la Comisión de Reparaciones.
3. Enjuiciamiento de los criminales de guerra con ; arreglo a las condiciones fijadas repetidamente por los aliados en las notas de 23 de febrero y 17 de mayo de 1920.
4. Algunas otras cuestiones importantes, sobre todo las que afectan a los artículos 264 a 267, 269, 273, 321, 322 a 327 del Tratado de Paz.

En consecuencia, acuerdan:

A. Adoptar a partir de hoy todas las medidas necesarias para la ocupación del valle del Ruhr por las tropas aliadas, ocupación que se efectuará de acuerdo con lo establecido en el apartado D.

B. Exigir a la Comisión de Reparaciones, conforme » al artículo 233 del Tratado de Paz, que, sin demora alguna, comunique al Gobierno del Reich los plazos y condiciones del finiquito total de las deudas alemanas, participando antes del 6 de mayo como máximo al Gobierno alemán la resolución adoptada en dicho sentido.

C. Exigir al Gobierno alemán que, dentro de los seis días siguientes a la recepción de la resolución antedicha, manifieste francamente estar decidido a:

1. Cumplir sin reparos ni condiciones sus obligaciones en la forma fijada por la Comisión de Reparaciones.
2. Aceptar y llevar a efecto las medidas de seguridad prescritos por la Comisión de Reparaciones, sin reservas ni demora.
3. Llevar a efecto sin reservas ni demora las medidas encaminadas al desarme naval, aéreo y de tierra, comunicadas al Gobierno alemán por las potencias aliadas en escrito de 29 de enero de 1921, por cuanto la realización de estas medidas ha llegado ya a su plazo de vencimiento, y comprometerse a llevar a cabo ulteriores medidas fijadas para plazos determinados.
4. Proceder sin reservas ni demora al enjuiciamiento de los criminales de guerra, así como cumplir las restantes partes del Tratado de que se habla en el párrafo 1.° de esta nota, a las cuales todavía no se ha dado satisfacción hasta la fecha.

D. Ocupar el 12 de mayo el valle del Ruhr y adoptar todas las medidas militares navales y terrestres necesarias para el caso de que el Gobierno alemán no cumpla las disposiciones anteriormente citadas. Esta ocupación durará hasta tanto el Gobierno alemán haya cumplido las condiciones enumeradas en el apartado C.

Londres, 5 de mayo de 1921.

Lloyd George, Briand, Sforza, Jaspar, Hayashi.

Fuente: http://granguerra.crearforo.com/la-ocupacion-francesa-del-ruhr-1923-es781.html

#alemania, #reparaciones-de-guerra

La oposición obrera a la ocupación del Ruhr, 1923

Cartel contra la ocupación francesa del Ruhr, 1923

“Pueblos obreros de Europa: la ocupación del Ruhr significa una guerra nueva, por más que ahora por parte alemana no exista una fuerza armada capaz de resistencia, este acto de violencia acentuará los antagonismos entre los diferentes Estados y exasperará e inflamará las pasiones nacionalistas. A ambos lados de la frontera, desencadenará la reacción más extremista y desbrozará el camino a todas las formas de fascismo.

(…) ¡Trabajadores de Francia¡ Levantad todos juntos y con fuerza vuestra voz contra la ocupación del Ruhr, contra la explotación de los obreros franceses y alemanes reunidos. Oponeos a la marea nacionalista, luchad por la retirada inmediata de las tropas de las regiones ocupadas. Luchad para obtener la más alta tasación de las fortunas capitalistas con vistas al pago de las deudas de guerra y de la restauración de las regiones devastadas.

Decid a vuestros hermanos y a vuestros hijos que sirven bajo el uniforme que, combatiendo para reducir a servidumbre a los obreros alemanes, están combatiendo en realidad en favor de su propia esclavitud.”

Oposición de sindicatos y partidos de izquierda europeos contra la ocupación franco-belga de la cuenca del Ruhr.

P. Limouzin. Textos y documentos de historia., p. 63

#alemania, #francia