Proclamas revolucionarias de 1895

¿Quiénes se levantaron en armas el 24 de febrero de 1895?

En la zona occidental de Cuba hubo levantamientos armados en Ibarra, provincia de Matanzas, liderado por Juan Gualberto Gómez; en Jagüey Grande, Matanzas, liderado por Martín Marrero y en Los Charcones; Aguada de Pasajeros, comandado por los habaneros Joaquín Pedroso, Alfredo Arango y Charles y Jorge Aguirre, pero en ninguno de estos lugares hubo acciones militares ese día ni otras significativas en los siguientes. Todos estos alzamientos fracasaron y los sublevados se entregaron al gobierno español para acogerse al indulto ofrecido por éste.

En Oriente hubo levantamientos en Santiago Foto cortesía del autorde Cuba, con el general Guillermo Moncada al frente; en Bayate, distrito de Manzanillo, bajo el mando del general Bartolomé Masó; en Bayamo, dirigido por los coroneles Joaquín Estrada Castillo, Esteban Tamayo y José Manuel Capote; en Baire, con Saturnino Lora al frente, en Jiguaní, comandado por el coronel Fernando Cutiño Zamora y en Guantánamo, bajo el mando del general Pedro “Periquito” Agustín Pérez.

 

Solamente en Guantánamo hubo acciones militares significativas ese día cuando el coronel Enrique Tudela, cumpliendo órdenes de “Periquito” Pérez atacó y tomó el fuerte español en Jatibonico, causándole dos bajas al ejército colonial e hiriendo a tres soldados. Además obtuvo armas y municiones. Ese mismo día Tudela atacó el fuerte El Toro pero no pudo tomarlo. Esas fueron las primeras y únicas acciones militares realizadas el 24 de febrero de 1895.

Fue en Guantánamo, además, donde se realizaron más de doce acciones combativas entre el inicio de la gesta independista y el 31 de marzo de ese año, algo que no ocurrió en ningún otro lugar del país.

El mal llamado Grito de Baire

«Proclama. A los cubanos.

Terminado el largo receso que las circunstancias nos impusieron en el año 78, estamos de nuevo en campaña, esperando por los elementos con que contamos, conquistar en muy breve plazo, nuestra independencia: única solución a que debemos aspirar todos los cubanos.

Como comprenderéis, el movimiento revolucionario se extiende a toda la Isla y coincidirá con el arribo de varias expediciones que conducen los generales Gómez, Maceo y otros reputados jefes con toda la emigración que se hallaban en el extranjero. Así, pues, de esperar es que no haya un solo cubano que deje de tomar en él la participación que de derecho le corresponde aún aquellos que en la década pasada nos fueron contrarios por ignorancia, por error o por cualquier otra causa, hoy pueden reivindicarse.

¡A todos los esperamos con los brazos abiertos!

Patria y Libertad.

Cuartel general del distrito de Manzanillo a 24 de febrero de 1895.

«Proclama. A los españoles.

Tanto como nosotros tendréis que convenir en la justicia de nuestra causa, más, no debemos llamaros a que nos ayudéis a defenderla, eso queda a vuestro juicio y a vuestra voluntad, sí debéis saber que mientras no nos seáis hostiles os consideraremos y trataremos como a cubanos, respetando igualmente vuestros intereses y sabed por último que al hablaros así obedezco tanto como a mis naturales sentimientos al programa de la revolución. Queremos la independencia para todos.

Cuartel general en Bayate, a 24 de febrero de 1895.