Los pobres también necesitan medicamentos

Medicinas caras en un mundo injusto

Las enfermedades infecciosas se cobran la vida de 14 millones de personas cada año, de las que más del 90% viven en países en vías de desarrollo. En África, Asia, y América Latina –zonas del planeta donde viven las cuatro quintas partes de la población– las principales causas de enferme dad y muerte son el sida, infecciones respiratorias, malaria y tuberculosis.

La magnitud de una pandemia como la del sida ha evidenciado que millones de personas en los países no desarrollados no tienen acceso a los medicamentos que necesitan para tratar las enfermedades o afecciones que padecen. En estos países mueren diariamente 8.000 personas víctimas del sida. Las razones que explican esta falta de acceso a medicamentos esenciales son muchas, pero una de las principales se debe a los elevados precios de los fármacos, lo que supone una barrera infranqueable para conseguirlos. Y es que un gran número de medicamentos vitales para la supervivencia de millones de personas resultan demasiado caros para la mayo ría de los habitantes de los países pobres.

Otro problema importante es la escasa inversión en investigación y desarrollo sobre las necesidades sanitarias de estos países. El 80% de la humanidad asentada en estos dispone de menos del 20% del mercado farmacéutico global. El descubrimiento y el desarrollo de medicamentos para tratar enfermedades parasitarias e infecciosas en los países pobres se han detenido casi por completo. De los 1.393 nuevos fármacos comercializa dos entre 1975 y 1999, menos del 1% iba destinado al tratamiento de enfermedades tropicales.

Además, se teme que el acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (Adpic) eleve el precio de estos medicamentos. El incremento de la protección de la propiedad intelectual no supone un aumento en la investigación de medicamentos para enfermedades tropicales, y sin embargo, a menudo, los prohibitivos precios de algunos medicamentos son el resultado de una fuerte protección de la propiedad intelectual.

Cuando los gobiernos de los países pobres intentan rebajar el precio de los medicamentos se ven presiona dos por los países industrializados y la industria farmacéutica multinacional. Otros factores que también influyen en la disponibilidad de medicamentos son los problemas del suministro y almacenamiento, la baja calidad de los fármacos o una selección irracional de estos, así como las prescripciones innecesarias y la utilización errónea de los medicamentos prescritos.

Las industrias farmacéuticas multinacionales y los gobiernos del Primer Mundo deberían atender a las necesidades de toda la población y no sólo a las de aquellos que tienen poder adquisitivo. Queda mucho por hacer. El Foro Social Mundial de Porto Alegre es una buena ocasión para que las ONG, las asociaciones de lucha contra el sida y otros grupos de presión trabajemos unidos por el derecho a la salud.

MICHEL LOTROWSKA: Los pobres también necesitan medicamentos, La Vanguadia, 3 de febrero de 2002, p. 6

Anuncios

#salud