Conferencia Afroasiática de Bandung, 1955

Entre los días 18 y 25 de abril de 1955, convocados por Indonesia, India, Ceilán, Pakistán y Birmania, países liberados de la tutela colonial, representantes de 29 Estados de Asia y África se reunían en Bandung, dispuestos a elaborar una estrategia común, en un mundo, que cada vez con mayor claridad, aparecía como un juego de intereses entre dos grandes bloques. Representaban a 1.500 millones de seres humanos con sólo el 8% de la renta mundial. Aquella humanidad de color, contemplada desde nuestros días, ofrecía una gran heterogeneidad. Allí estaban China, representada por su primer ministro Chu En-lai; el Vietnam de Ho Chi Minh y el de Ngo Ding Diem; Filipinas, feudo norteamericano desde su guerra con España; Japón, que pronto se lanzará al milagro desarrollista; Turquía, Irán e Irak, a punto de concluir acuerdos defensivos con Gran Bretaña; Ghana, todavía con el nombre de Costa de Oro y a punto de alcanzar la independencia, junto a los únicos Estados soberanos de África, Egipto, Etiopía, Liberia y Sudán… En un mundo dividido por la guerra fría, los pueblos de Asia y África proclamaban su neutralidad, su equidistancia entre sistemas sociales que se manifestaban antagónicos y su voluntad  de mantenerse alejados de unas diferencias ajenas a sus intereses. La doctrina de Bandung, credo o Corán para los pueblos cristianizados o islamizados de África, se extendió por todos los territorios coloniales. Nasser, Sukarno, Nerhu y Nkrumah eran el espejo al que miraba una nueva generación de dirigentes.

Países participantes en Bandung

«La Conferencia Afroasiática, convocada por los gobiernos de Birmania, Ceilán, India, Indonesia y Pakistán ha tenido lugar en Bandoung del 18 al 24 de abril de 1955. Además de los países promotores, han participado en la Conferencia las siguientes naciones: Afganistán, Camboya, República Popular de China, Egipto, Etiopía, Costa de Oro, Irán, Iraq, Japón, Jordania, Laos, Líbano, Liberia, Libia, Nepal, Filipinas, Arabia Saudita, Sudán, China, Tailandia, Turquía, República Democrática del Vietnam Septentrional, Estado de Vietnam Meridional, Yemen…

La Conferencia Afroasiática ha examinado la situación de Asia y África y ha discutido los medios mediante los cuales los pueblos de los referidos continentes pueden realizar la más completa colaboración económica, cultural y política.

A) Cooperación económica

1. La Conferencia Afroasiática ha reconocido la urgencia de promover el desarrollo económico en los continentes asiático y africano. Se ha manifestado un deseo general de favorecer la cooperación económica entre los países participantes sobre la base del recíproco interés y del respeto por la soberanía nacional. Las proposiciones que conciernen a la cooperación económica entre los países participantes no excluyen el deseo y la necesidad de una cooperación con los países exteriores a la zona afroasiática, incluyendo las inversiones de capitales extranjeros. Se ha reconocido que la asistencia recibida por algunos de los países participantes en el cuadro de los acuerdos internacionales o bilaterales (asistencia procedente de estados exteriores a la zona afroasiática) ha representado una contribución notable para la realización de los programas de desarrollo de los beneficiarios.

2. Los países participantes han acordado suministrarse en el mayor gardo posible la recíproca asistencia técnica bajo la forma de: técnicos, individuos conocedores de la materia, proyectos y equipos con objeto de demostración, intercambio de información y creación de institutos nacionales y, donde sea posible, regionales para el aprendizaje y las investigaciones con el fin de cambiar las nociones técnicas y prácticas en colaboración con las entidades internacionales que existan ya anteriormente.

3. La Conferencia Afroasiática ha recomendado: la pronta institución de un fondo especial de las Naciones Unidas para el progreso económico; la asignación por parte de la Banca Internacional para la Reconstrucción y el desarrollo de una cantidad mayor de sus recursos a los países afroasiáticos.

B) Cooperación cultural

Conferencia de Bandung. Mesa presidencial

1. La Conferencia Afroasiática está convencida de que uno de los medios más potentes para promover la comprensión entre las naciones es el desarrollo de la cooperación cultural. Asia y África  han sido la cuna de grandes regiones y civilizaciones que han enriquecido a otras culturas y civilizaciones. Las culturas asiática y africana se basan sobre fundamentos espirituales y universales. Desdichadamente, los contactos culturales entre los países asiáticos y africanos han estado interrumpidos durante los siglos pasados. Los pueblos de Asia y África están ahora animados de un profundo y sincero deseo de renovar sus antiguos contactos culturales y de desarrollar nuevos contactos en el ámbito del mundo entero.

2. La Conferencia Afroasiática ha tomado nota del hecho de que al subsistir el colonialismo en muchas regiones de Asia y África, en cualquier forma que se presente, no sólo impide la cooperación cultural, sino que suprime también las culturas nacionales de los pueblos. Algunas potencias han rehusado a sus pueblos dependientes derechos fundamentales en el campo de la instrucción y de la cultura, lo cual impide el desarrollo de su personalidad y los intercambios culturales con otros pueblos asiáticos y africanos. Esto es particularmente evidente en el caso de Túnez, Argelia y Marruecos, donde ha sido suprimido el derecho fundamental de los pueblos de estudiar la lengua y la cultura comunes.

Análoga discriminación ha sido practicada contra poblaciones africanas y de color en algunas partes del continente africano. La Conferencia es de la opinión de que una similar política representa la negación de los derechos fundamentales del hombre, impide el progreso cultural en las dichas regiones e impide la cooperación cultural sobre el más vasto plano internacional.

C) Derechos del hombre y autodeterminación

1. La Conferencia Afroasiática ha declarado su pleno apoyo a los principios fundamentales de los derechos del hombre como están definidos en la Carta de las Naciones Unidas, y ha tomado nota de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre como una conquista común para todos los pueblos y todas las naciones. La Conferencia ha declarado su pleno apoyo al principio de autodeterminación de los pueblos y de las naciones como está establecido en la Carta de las Naciones Unidas y ha tomado nota de las resoluciones de las Naciones Unidas sobre el derecho de los pueblos y de las naciones a la autodeterminación, que es la condición necesaria del pleno disfrute de todos los derechos humanos fundamentales.

2. La Conferencia Afroasiática ha deplorado la política y el uso de la segregación racial y de la discriminación que constituyen la base de las relaciones entre Gobierno y ciudadanos en vastas regiones de África y en otras partes del mundo. Tal conducta no es solamente una grave violación de los derechos humanos, sino la negación de los valores fundamentales de la civilización y dignidad del hombre. La conferencia ha expresado su viva simpatía y su apoyo por la tenaz actitud acerca de las víctimas de la discriminación racial, especialmente de las poblaciones de origen africano, indio y paquistaní de Sudáfrica; se ha congratulado con todos aquellos que han sostenido su causa; ha reafirmado la decisión de los pueblos afroasiáticos de cancelar todo rastro de racismo que puede existir aún en sus países , y se ha empeñado en reservarse de su influencia moral para vigilar contra el peligro de caer víctima del mismo mal en la lucha de extirparlo…

D) Problemas relativos a los pueblos dependientes

1. La Conferencia Afroasiática, en el marco de su actitud ya expresada a propósito de la abolición del colonialismo, ha apoyado la posición de Indonesia en el caso de Iriam (Nueva Guinea Occidental), por cuanto respecta a los acuerdos relativos entre Indonesia y Países Bajos. La Conferencia Afroasíatica ha solicitado del gobierno holandés que tome de nuevo las negociaciones lo más rápidamente posible para ejecutar sus obligaciones en conformidad con los acuerdos ya mencionados y ha expresado la más sincera esperanza de que la ONU pueda asistir a las partes interesadas en la búsqueda de una solución pacífica de la disputa.

2. Acerca de la situación aún no resuelta en África Septentrional y la persistente negación a los pueblos de África Septentrional de su derecho a la autodeterminación, la Conferencia Afroasiática ha declarado que entiende apoyar los derechos de los pueblos de Argelia, Marruecos y Túnez a la autodeterminación e independencia y ha solicitado del Gobierno francés que elabore sin demora una sistematización pacífica del problema.

E) Desarrollo de la paz y la colaboración internacional

1. La Conferencia Afroasiática, considerando que muchos Estados aún no han sido admitidos en las Naciones Unidas, y considerando que en interés de la paz mundial la participación en las Naciones Unidas debe ser universal, se ha dirigido al Congreso de Seguridad con el fin de que apoye la admisión de todos aquellos Estados que según las cláusulas de la Carta están expresamente calificados para participar en ella. Según la opinión de la Conferencia Afroasiática, los siguientes países participantes: Camboya, Ceilán, Japón, Jordania, Laos, Libia, Nepal y Vietnam unificado tienen la calificación necesaria para la admisión […].

F) Declaración sobre los problemas de los pueblos dependientes

La Conferencia Afroasiática ha discutido los problemas de los pueblos dependientes y del colonialismo y los males derivados del sometimiento de los pueblos a la sujeción del extranjero, a su dominio y a su explotación. La Conferencia está de acuerdo:

1. En declarar que el colonialismo en todas sus manifestaciones es un mal al que debe ponerse rápidamente fin:

2. En declarar que la situación de los pueblos sometidos constituye una negación de los derechos fundamentales del hombre, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas, y es un obstáculo para la consolidación de la paz y la cooperación mundiales.

3. En declarar que apoya la causa de la libertad y de la independencia de estos pueblos.

4. Y en hacer una llamada a las potencias interesadas para que acuerden la libertad y la independencia de tales pueblos».

G) Declaraciones a favor del desarrollo de la paz y cooperación mundial

[…] Todos los países deben cooperar particularmente por medio de las naciones Unidas para lograr la reducción de los armamentos y la eliminación de las armas nucleares bajo control internacional eficaz. Es de est amanera como la paz internacional puede ser asegurada y la energía nuclear utilizada exclusivamente con fines pacíficos …

Todas las naciones deben tener el derecho de escoger sus propios sistema político y económico y su propio medio de vida, de conformidad con los principios y los fines de las Naciones Unidas…

La Conferencia Afroasiática ha prestado seria atención al problema de la paz y la cooperación mundial. Libre de sospechas y de miedos y animados por la fe y la buena voluntad de una hacia otra, las naciones deberían de practicar la tolerancia y vivir juntos en paz de buenos vecinos a desarrollar una cooperación amigable sobre la base de los diez principios siguientes:

1. Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

2. Respeto por la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.

3. Reconocimiento de la igualdad de todas las ramas y de todas las naciones, grandes y pequeñas.

4. Abstención de intervenciones o interferencias en los asuntos internos de otros países.

5. Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

6. a) Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias.

b) Abstención por parte de todo país a ejercitar presión sobre otros países.

7. Abstención de actos o de amenaza de agresión y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país.

8. Solución de todas las divergencias internacionales con medios pacíficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composición judicial, así como también con otros medios pacíficos, según la libre selección de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

9. Fomento de los intereses comunes y de cooperación.

10. Respeto a la justicia y a las obligaciones internacionales…

La Conferencia Afroasiática declara su convencimiento de que una cooperación amistosa en conformidad a estos principios y desarrollo de la paz y seguridad internacionales, mientras la cooperación en el campo económico-social y cultural contribuiría a crear una común prosperidad y el bienestar de todos (…).»

Conferencia Afroasiática de Bandung. Comunicado final, 24 de abril de 1955.

Anuncios

#bandung