Hitler se hace con un poder absoluto, 1933

Incendio del Reichstag

La formación del Estado autoritario que Hitler quiso imponer comenzó en 1933, disolviendo el Parlamento y convocando elecciones. Para ello se desencadenó una etapa de terror y pánico de manos de los “camisas pardas” y provocó que el 27 de Febrero se produjera el incendio de Reichstag, en el que se culpó a los comunistas, lo que tuvo como la suspensión de las libertades individuales mediante decreto firmado por el Presidente de la República. Hitler consiguió el apoyo del Centro Católico y el Parlamento le concedió plenos poderes y el derecho a establecer las leyes que deseara. Posteriormente, Adolf Hitler se hizo con los cargos de Führer y además, canciller del Reich y presidente. Aquí tenemos el primer paso hacia el totalitarismo nazi.

“Sobre la base del artículo 48, párrafo 2º, de la Constitución del Reich, decretamos, para la defensa contra los actos de violencia comunista, peligrosos para el Estado, lo que sigue:

1. Los artículos 114, 115,117,118,123,124 y 153 de la Constitución del Reich quedan suspendidos hasta nueva orden. Por consiguiente están autorizadas, incluso más allá de los límites habitualmente fijados por la ley, las restricciones a la libertad individual, al derecho de libre expresión de las opiniones así como a la libertad de prensa, al derecho de reunión y de manifestación; las violaciones del secreto de correspondencia, del telégrafo y del teléfono; las órdenes de registro y requisa así como las restricciones de la propiedad.

2. Si en un Land, las medidas necesarias para establecer la seguridad y el orden público no son tomadas, el Gobierno del Reich puede encargarse a título provisional de los poderes de la autoridad suprema del Land.

3. Las autoridades de los Länder y de las comunas deben llevar al efecto, en el cuadro de sus atribuciones, las disposiciones adoptadas por el Gobierno del Reich.

4. Cualquiera que contravenga el párrafo 1 y ponga en peligro vidas humanas, será merecedor de trabajos forzados –con circunstancias atenuantes- a un mínimo de seis meses de detención. Si la infracción ha provocado la muerte de un hombre, será merecedor de la muerte –con circunstancias atenuantes a un mínimo de dos años de trabajos forzados. Además puede procederse igualmente a la confiscación de los bienes. Cualquiera que incite o provoque una infracción peligrosa para el orden público (apartado 2) será merecedor de trabajos forzados –con circunstancias atenuantes a un mínimo de tres meses de detención.

5. Serán merecedores de la pena de muerte los delitos que el Código Penal castiga a trabajos forzados en los párrafos en los párrafos 81 (Alta traición), 229 (Tentativa de envenenamiento), 307 (Incendio voluntario), 311 (Destrucción mediante explosivos)…, 215 apartado 2 (sabotajes a la vía férrea)…”

Decreto para la protección del Pueblo y del Estado. 28 de febrero de 1933.

Fuente: http://bachiller.sabuco.com/historia/txtotalitarismos.pdf
Anuncios

#alemania, #nazismo