Invocaciones de los niños de Colonia en las comidas

Hitler en una concentración de juventudes nazis, Erfurt, 1933

El texto, titulado Plegarias de los niños de Colonia antes y después de las comidas, hace referencia al culto del líder carismático (Hitler) que se impuso en Alemania. Los niños estaban obligados a realizar oraciones antes y después de sus comidas, donde alababan al Führer, y le daban gracias por todo lo que tenían ya que se lo debían a él, como cita en el texto: “Hoy te doy gracias por mi pan cotidiano” y “Gracias a ti por esta generosa comida”. También le ofrecían su persona para protegerlo. En el texto lo cita como: “Descansa tu cabeza en mi regazo”. Según decían en sus oraciones, era el salvador de Alemania y por eso le pedían que les protegiera. Sus oraciones siempre eran acabadas con la frase: “¡Heil, mein Führer!”. Este texto corresponde al estricto control social, donde el Estado fascista organizaba la vida cotidiana, las costumbres, la cultura e incluso la educación de los más jóvenes.

Antes de la comida:

¡Fürher, mi Fürher, concedido a mí por el Señor,
¡Protégeme y resguárdame mientras viva!
Tú has salvado a Alemania de la más profunda aflicción.
Hoy de doy gracias por mi pan cotidiano.
Estate mucho tiempo junto a mí, no me desampares.
¡Fürher, mi Fürher, mi fe y mi luz!
Heil, mein Fürher.

"Adolf Hitler es nuestro salvador, nuestro héroe." Estribillo de la canción a Hitler en la escuela.

Después de la comida:

Gracias a ti por esta generosa comida.
¡Protector de la juventud y de los ancianos!
Sé que tienes desvelos, pero no te inquietudes.
Estoy contigo día y noche, descansa tu cabeza en mi regazo.
¡Ten, mi Führer, la seguridad de que eres grande!
¡Heil, mein Führer!

Fuente: http://carolina-vela.blogspot.com/2009/06/plegaria-la-lider-carismatico-fuhrer.html

Anuncios

#alemania, #nazismo