Incremento de la desigualdad económica en la Union Europea

El Banco de España vincula el retroceso con el cambio tecnológico y la flexibilidad laboral

La creciente pérdida de peso de los salarios frente a las rentas empresariales es uno de los asuntos que más polémica han generado en los últimos meses. Un debate en el que entró ayer el Banco de España con un estudio que concluye que el retroceso ha sido generalizado en la zona euro, con una caída del 13% en el último cuarto de siglo. El informe refleja que la caída de la participación de las rentas del trabajo en la riqueza nacional se ha intensificado en España en los últimos seis años. Y relaciona esta situación global con el cambio tecnológico y la desregulación del mercado laboral.

Las desigualdades sociales por la crisis económica

La participación de las rentas del trabajo en la riqueza de los países desarrollados ha tomado una cuesta abajo, prolongada y pronunciada, que tiene pocos precedentes históricos. Éste es el punto de partida del estudio incluido en el último boletín económico del Banco de España, que constata la dimensión del fenómeno en la zona euro.

En España, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan que la parte de la riqueza nacional correspondiente a la remuneración de asalariados alcanzó en 2006 su mínimo histórico, con un 46,4% del PIB. El estudio del Banco de España se centra en la zona euro, hace la comparación con el valor añadido de estos países y utiliza otra estadística (una base de datos financiada por la UE). Pero la conclusión es la misma: la renta de los asalariados de las ocho principales economías de la eurozona, que acumulan más del 90% de la producción del área, se come la menor porción de la tarta de la riqueza desde que se comenzó a recoger datos, en 1970.

La pérdida de cuota de los salarios en estas últimas tres décadas y media no ha sido lineal. De hecho, las rentas del trabajo en estos ocho países ganaron terreno en la década de los setenta (ver gráfico). Pero desde 1980, la caída ha sido generalizada y significativa. El artículo del Banco de España, elaborado por Esther Moral (del servicio de estudios de este organismo) y Véronique Genre (del Banco Central Europeo), muestra que desde 1980 la pérdida de peso de los salarios en la renta de estos países rozó el 13%. Con respecto a ese año, las mayores pérdidas se registraron en Austria y Alemania, que por la dimensión de su economía es determinante en la evolución de la zona euro.

Según este análisis, España sería el país en el que la participación de los salarios sufrió un retroceso menor respecto al año de referencia (1980), apenas un 3%. Sin embargo, estaría entre las economías con un deterioro más rápido de la posición de las rentas salariales entre 2000 y 2006. Un deterioro que también refleja Eurostat, el servicio estadístico de la UE, cuyos datos fueron uno de los combustibles de la polémica política que se encendió a principios de verano.

Al analizar esta pérdida de peso por sectores, el estudio del Banco de España se encuentra con los primeros indicios de la influencia de la globalización: “La caída de la participación salarial ha sido más pronunciada en los sectores más abiertos a la competencia, y especialmente en aquellos en los que las nuevas economías en el comercio internacional muestran mayor ventaja comparativa”. Como ejemplos, las analistas citan la fabricación de material de oficina, de equipos informáticos o de material eléctrico. El artículo señala el cambio de la estructura económica de los países de la zona euro como otro factor explicativo: la industria, con remuneraciones más altas, ha perdido protagonismo en favor de los servicios, donde el peso salarial es inferior a la media de estas economías.

El artículo del Banco de España da especial relevancia al cambio generado por las nuevas tecnologías de la información. Los ordenadores y los nuevos sistemas de comunicación “tenderán a incrementar la productividad relativa del capital” en las principales economías europeas, y el traslado de estas ganancias a los excedentes empresariales “reducirá la participación del trabajo en la riqueza”. Una hipótesis que las analistas confirman mediante un modelo estadístico.

Estrategia sindical

El informe constata la importancia de otro factor: el efecto de la globalización en la flexibilización de los mercados laborales. Los gobiernos europeos desarrollaron en este tiempo reformas para rebajar la protección del empleo y facilitar así la incorporación de personas paradas. Eso, y la competencia de países con salarios mucho más bajos, contribuyeron a “un cambio en la estrategia de los sindicatos”, que se centraron menos en reivindicar subidas de salarios, y más “en la creación de empleo y en la defensa de puestos de trabajo”. El estudio también comprueba de forma estadística esta relación.

El aumento de la inmigración por ser “trabajadores que suelen ocupar puestos de baja cualificación” (un fenómeno especialmente significativo en España), o los amplios procesos de privatización de empresas públicas -“las empresas privadas tienden a mostrar una mayor eficiencia productiva que las públicas”-, son otras cuestiones apuntadas en el estudio para explicar la pérdida generalizada de peso de las rentas del trabajo frente a los excedentes empresariales.

Alejandro Bolaños, Madrid: “El peso de los salarios en la riqueza de la zona euro cae un 13% desde 1980“, El País, 7 de agosto de 2007, pág. 62.

Anuncios

#union-europea

La Conferencia de Teherán, 1943

A finales de noviembre de 1943, Roosevelt y Churchill viajaron a Teheran para mantener su primer encuentro con Stallin. El presidente y el Primer Ministro ya habían aprobado una plan para lanzar una ofensiva cruzando el canal. Roosevelt estaba completamente a favor de llevar a cabo el proyecto a principios de 1944, tan pronto como las condiciones atmosféricas lo permitieran. Durante la Conferencia de Teherán, Churchill objetó que consideraba prioritaria la situación de Italia y las posibles nuevas compañas en los Balcanes y el sur de Francia, pero perdió la votación frente a Rooseelt y Stalin. La operación Overload fue fijada para mayo de 1944. Una vez concluida las conversaciones, el Estado Mayor conjunto convocó a Elsenhower, que se encontraban en el Mediterráneo, para asignarle el mando del cuartel general supremo de las fuerzas expedicionarias aliadas con el fin de que organizara y llevara a cabo la invasión a través del canal. La conferencia de Teherán marco el apogeo de la alianza entre el este y el oeste en tiempo de guerra.

Los ‘Tres Grandes’ en Teherán (Irán) De izquierda a derecha, el líder soviético Iósiv Stalin, el presidente de Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt y el primer ministro británico sir Winston Churchill, reunidos en Teherán (Irán) en 1943 para elaborar la estrategia militar y la política europea de la posguerra.

(A) Declaración de los Tres Poderes, 1 de diciembre, 1943

Nosotros, el Presidente de los Estados Unidos, el Primer Ministro de Gran Bretaña, y el Premier de la Unión Soviética, se han reunido esos cuatro días anteriores, en esta, la Capital de nuestro aliado, Irán, y han dado forma y confirma nuestra política común.

Expresamos nuestra determinación de que nuestras naciones deberán trabajar juntos en la guerra y en la a la paz que seguirá.

En cuanto a la guerra, nuestro personal militar se han unido en nuestra mesa redonda de discusiones, y hemos concertado nuestros planes para la destrucción de las fuerzas alemanas. Hemos llegado a un acuerdo total en cuanto al alcance y el calendario de las operaciones que se realizarán desde el este, el oeste y el sur.

El entendimiento común que hemos alcanzado aquí garantías que la victoria será nuestra.

Y la paz – estamos seguros de que nuestra concordia se ganará una paz duradera. Reconocemos plenamente la responsabilidad suprema de descanso a todos nosotros y las Naciones Aliadas a hacer una paz que cuente con la buena voluntad de la inmensa masa de los pueblos del mundo y desterrar el flagelo de la guerra y el terror para muchas generaciones.

Con nuestros asesores Diplomáticos hemos estudiado los problemas del futuro. Vamos a buscar la cooperación y la participación activa de todas las naciones, grandes y pequeñas, cuyos pueblos en el corazón y la mente se dedican, al igual que nuestros propios pueblos, a la eliminación de la esclavitud y la tiranía, la opresión y la intolerancia. Le daremos la bienvenida, ya que pueden optar a entrar, en la Familia de las Nacionales Aliadas, en un mundo Democrático.

Ningún poder sobre la tierra puede impedir la destrucción de ejércitos alemanes por tierra, sus U Boats por mar, y sus plantas de maquinaria para la guerra desde el aire.

Nuestro ataque será incesante y cada vez mayor.

Que salgan de estas conferencias cordiales las naciones, esperamos con confianza en el día en que todos los pueblos del mundo puedan vivir libres , al margen de la tiranía, y de acuerdo con sus diferentes deseos y sus propias conciencias.

Hemos venido aquí con esperanza y determinación. Dejamos aquí, amigos, de hecho, en espíritu y en fin.

ROOSEVELT, CHURCHILL y STALIN

Firmado en Teherán, 1 de diciembre, 1943

(B), Declaración de los Tres Poderes en cuanto a Irán, el 1 de diciembre de 1943

El Presidente de los Estados Unidos, el Primer Ministro de la URSS. y el Primer Ministro del Reino Unido, después de haber celebrado consultas, y con el Primer Ministro de Irán, el deseo de declarar el acuerdo mutuo de sus tres Los gobiernos con respecto a sus relaciones con Irán.

Los Gobiernos de los Estados Unidos, la URSS., y el Reino Unido reconocen la ayuda que Irán ha prestado en la persecución de la guerra contra el enemigo común, en particular por facilitar el transporte de suministros desde el extranjero a la Unión Soviética.

Los tres gobiernos se dan cuenta de que la guerra ha causado dificultades económicas para Irán, y ellos están de acuerdo en que se sigan poniendo a disposición del Gobierno de Irán ayudas tales como la asistencia económica pueda ser posible, teniendo en cuenta las grandes exigencias formuladas a los mismos por sus operaciones militares en todo el mundo , y que termine en todo el mundo la escasez de transporte, materias primas y suministros para el consumo civil.

Con respecto a la posguerra, los gobiernos de los Estados Unidos, la URSS y el Reino Unido están de acuerdo con el Gobierno de Irán en que los problemas económicos que enfrenta Irán al término de las hostilidades deberán recibir plena consideración, junto con los de otros miembros de las Naciones Aliadas, en las conferencias o de los organismos internacionales celebrados o creados para ocuparse de las cuestiones económicas internacionales.

Los Gobiernos de los Estados Unidos, la URSS y el Reino Unido están en concordancia con el Gobierno de Irán en su deseo para el mantenimiento de la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Irán y contar con la participación De Irán, junto con todas las demás naciones amantes de la paz, en el establecimiento de la paz, la seguridad y la prosperidad después de la guerra, de conformidad con los principios de la Carta del Atlántico, a la que los cuatro gobiernos se han suscrito.

S. WINSTON CHURCHILL
J. STALIN
FRANKLIN D. ROOSEVELT

(C) del Personal de Conclusiones de la Conferencia de Teherán

La Conferencia:

1. Convino en que los partisanos en Yugoslavia deben recibir el apoyo de los suministros y el equipo en la mayor medida posible, y también por las operaciones de comando:

2. Convino en que, desde el punto de vista militar, es más deseable que Turquía debería entrar en la guerra al lado de los Aliados antes de fin de año:

3. Tomó nota del Mariscal Stalin en el sentido de que si Turquía se encontrase por fin en guerra con Alemania, y como resultado Bulgaria declarase la guerra a Turquía o ésta fuese atacada por ella, la Unión soviética podrá inmediatamente declararse en guerra con Bulgaria. La Conferencia tomó nota además de que este hecho podría incidir explícitamente en las próximas negociaciones para que Turquía entre en la guerra:

4. Tomó nota de que la Operación OVERLORD se iniciría en mayo de 1944 [futuro desembarco de Normandía], en relación con una operación contra el sur de Francia. Esta última operación se llevaría a cabo en una fuerza tan grande como la disponibilidad de aterrizaje – las embarcaciones permitidas. La Conferencia tomó nota además de Mariscal Stalin en el sentido de que las fuerzas soviéticas pondrán en marcha una ofensiva casi al mismo tiempo con el objeto de impedir la transferencia de las fuerzas alemanas de la zona oriental a la occidental del Frente:

5. Convino en que el personal militar de las tres potencias en adelante debería mantener un estrecho contacto entre sí en lo que se refiere a las inminentes operaciones en Europa. En particular, se acordó un plan de cobertura para desmistificar y engañar al enemigo en lo que respecta a estas operaciones debiendo ser concertadas entre el personal en cuestión.

FRANKLIN D. ROOSEVELT
JOSEPH V. STALIN
S. WINSTON CHURCHILL

TEHRAN, 1 de diciembre de 1943

#churchill, #ee-uu, #reino-unido, #roosevelt, #stalin, #urss

Protocolo de la Conferencia de Wannssee, 1942

Sede de la Conferencia de Wannsee de enero de 1942, convocada por el jefe de la Oficina Principal de Seguridad del Reich Reinhard Heydrich, sobre la "Solución final al problema judío".

El 20 de enero de 1942, quince altos representantes de las SS, del NSDAP y de diferentes ministerios se reunieron en esta casa para debatir la instrumentación de la deportación y el asesinato planificados de los judíos europeos. Los representantes de las SS informaron a los secretarios de Estado presentes de las acciones homicidas que los Einsatzgruppen (grupos de intervención móviles) venían llevando a cabo desde agosto de 1941 en la Unión Soviética, así como de los métodos de asesinato ya practicados.

La reunión, conocida hoy como la «Conferencia de Wannsee», fue presidida por Reinhard Heydrich, jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA). El encargado de organizar las deportaciones, Adolf Eichmann, redactó las actas – el Protocolo – de la reunión, que se encontraron en 1947 entre los documentos del Ministerio de Asuntos Exteriores. El Protocolo documenta con pavorosa claridad el plan para el asesinato de todos los judíos europeos y la participación activa de la administración del Estado alemán en ese genocidio.

PROTOCOLO DE LA CONFERENCIA DE WANNSEE
20 de enero de 1942

Geheime Reichssache
(Documento secreto del Reich)

30 Copias copia nº 16

PROTOCOLO DE LA CONFERENCIA

“I. Han participaden a la conferencia sobre la Solución Final (Endlösung) de la cuestión judía que tuvo lugar el 20 de enero de 1942 en Berlin, Am Großen Wannsee N° 56-58, las siguientes personas:”

  • Reinhard Heydrich – Jefe de la Oficina Principal de Seguridad del Reich (RSHA)
  • Adolf Eichmann – Jefe del Departamento IV B 4 (“Asuntos Judíos”) de la RSHA
  • Heinrich Müller – Jefe de la Policía Secreta del Estado (Gestapo)
  • Otto Hoffmann – SS líder del grupo – Oficina de Colonización
  • Rudolf Lange – SS Sturmbannführer – Servicio de Seguridad (Policía)
  • Eberhard Schöngarth, Coronel de las SS – Servicio de Seguridad
  • Gerhard Klopfer, Coronel de las SS – Sede del Partido
  • Wilhelm Kritzinger, Secretario Adjunto – Cancillería del Reich
  • Josef Bühler, Secretario de Estado – Oficina del Gobernador General en Cracovia
  • Georg Leibbrandt, Reichsamtsleiter – ocupó el Ministerio de Territorios del Este
  • Alfred Meyer, el Gauleiter – ocupó el Ministerio de Territorios del Este
  • Erich Neumann, Secretario de Estado – Oficina del Alto Comisionado para el Plan de Cuatro Años
  • Martín Lutero, Subsecretario – Ministerio de Relaciones Exteriores
  • Wilhelm Stuckart, Secretario de Estado – Ministerio del Interior
  • Roland Freisler, el Secretario de Estado – Ministerio de Justicia

Wannsee-Protokoll

“II. Se abrió la reunión con la declaración del Jefe de la Policía de Seguridad y del SD, el SS- Obergruppenführer Heydrich, quien anunció su nombramiento por el Mariscal del Reich como Plenipotenciario para la Preparación de la Solución Final del asunto Judio en Europa. Señaló que la conferencia fue convocada con objeto de clarificar ciertas cuestiones de principios. La demanda del Mariscal del Reich pidiendo que se realice un proyecto de plan relativo a los aspectos prácticos, económicos y organicatiros de la solución final de la cuestión judía europea, requiere una deliberación previa y conjunta de todas las parallelemente las instituciones centrales directamente involucradas en las asuntes, de manera de coordinar líneas de acción.

Declaró que la responsabilidad del tratamiento de la solución final de la cuestión judía incumbirá, sin tomar en consideración las fronteras geográficas, al Reichsführer SS y Jefe de la Policía alemana (Jefe de la Policía de Seguridad y del SD). Luego, el Jefe de la Policía de Seguridad y del SD pasó brevemente revista a la lucha conducida hasta el presente contra este enemigo. Los elementos más importantes son:

a) obligar a los judíos a salir de las distintas áreas de la vida del pueblo alemán,
b) obligar a los judíos a salir del espacio vital (Lebensraum) del pueblo alemán.

Para alcanzar estos objetivos, se dio impulso a la emigración acelerada de los judíos de la zona del Reich, que se consideró como única solución provisional posible.

En enero de 1939, se instituyó una Oficina Central del Reich para la Emigración Judía, bajo las instrucciones del Mariscal del Reich, siendo confiada su dirección al Jefe de la Policía de Seguridad y del SD. Sus tareas fueron principalmente:

a) tomar medidas para preparar una emigración incrementada de los judíos,
b) encauzar el flujo de emigración,
c) acelerar la emigración en los casos individuales.

El objetivo de esta tarea fue limpiar el espacio vital alemán de judíos, de forma legal.

Los inconvenientes ocasionados por tal forma de emigración, intensamente acelerada, eran claros para todas las autoridades. Pero al carecer de otras posibilidades de solución, se los deba aceptar momentáneamente.

Reinhard Heydrich, 1940

Durante el período que siguió, el tratamiento de la emigración no constituyó un problema únicamente alemán, sino que las autoridades de los países de destino o de emigración también tuvieron que ocuparse de ello. Las dificultades financieras – como las alzas de las tasas de desembarque decretadas por los distintos gobiernos – así como la falta de literas en los barcos y las restricciones cada vez más rígidas o las prohibiciones de inmigración, entorpecieron considerablemente los esfuerzos de emigración. A pesar de estas dificultades, un total de aproximadamente 537.000 judíos fueron obligados a emigrar, desde el ascenso al poder hasta el 31 de octubre de 1941.

Este total se desglosa de la siguiente forma:

Los mismos judíos o las organizaciones políticas judías asumieron la financiación de la emigración. Para evitar que los judíos proletarizados permanecieran atrás, se tomó como principio que los judíos ricos debían sufragar la emigración de los judíos sin medios; para este fin, impuso una cotización especial, o impuesto de emigración proporcional a la riqueza para cubrir las obligaciones financieras de la emigración de los judíos indigentes.

Desde el 30 de enero de 1933 del antiguo Reich [Alemana  antes 1938] aproximadamente 360.000
Desde el 15 de marzo de 1938 de Austria aproximadamente 147.000
Desde el 15 de marzo de 1939 del protectorado de Bohemia y Moravia aproximadamente  30.000.

Además de los fondos recaudados en marcos alemanes, se necesitaron divisas extranjeras para el dinero que los emigrantes necesitaban mostrar a su llegada al extranjero y para las tasas de desembarque. A fin de conservar los fondos en divisas extranjeras, las organizaciones judías de este país convencieron a las instituciones financieras judías del extranjero que ellas mismas se hicieran responsables de la recaudación de las sumas requeridas en divisas. extranjeras. Hasta el 30 de octubre de 1941, los judíos extranjeros regalaron un total de unos 9.500.000 dólares.

Mientras tanto, dado los peligros de la emigración en tiempo de guerra y dadas las posibilidades del Este, el Reichsführer SS y Jefe de la Policía alemana prohibió la emigración de los judíos.

III. Actualmente, con la previa autorización del Führer, la evacuación de los judíos hacia el Este reemplaza la emigración, como posible solución adicional.

Estas operaciones son opciones provisionales, pero ya se aplican las experiencias prácticas que tienen una importancia significativa para la próxima solución final de la cuestión judía.

En esta solución final de la cuestión judía europea, se tomarán en cuenta a los aproximadamente 11 millones de judíos distribuidos en los países siguientes:

PAÍS

NÚMERO

A. Altreich 131.800
    Ostmark [Austria] 43.700
    Territorios del Este
420.000
    Gobierno-General
2.284.000
    Bialystok 400.000
    Protectorado deBohemia y Moravia
74.200
    Estonia  -Sin judíos-
    Letonia 3.500
    Lituania 34.000
    Bélgica 43.000
    Dinamarca 5.600
    Francia   Territorio ocupado 165.000
                  Territorio no-ocupado 700.000
    Grecia 69.600
    Holanda 160.800

    Noruega

1.300

B. Bulgaria 48.000
    Inglaterra 330.000
    Finlandia 2.300
    Irlanda 4.000
    Italia, incluyendo Cerdeña 58.000
    Albania 200
    Croacia 40.000
    Portugal 3.000
    Rumania, incluyendo Besarabia 342.000
    Suecia 8.000
    Suiza 18.000
    Serbia 10.000
    Eslovaquia 88.000
    España 6.000
    Turquía europea 55.500
    Hungría 742.800
    U.R.S.S. 5.000.000
       Ucrania
       Bielorrusia, sin   2.994.684
       Bialystok              446.484

TOTAL: más de 

11.000.000

En países extranjeros aún falta una definición de los judíos según los principios raciales y las cifras comunicadas sólo incluyen a los judíos por religión. Dadas las actitudes y conceptos que prevalecen en cada país, el tratamiento de este problema se enfrentará con ciertas dificultades, especialmente en Hungría y en Rumania. Por ejemplo en Rumania, el judío aún puede obtener con dinero, documentos que certifican oficialmente que posee una ciudadanía extranjera.

En la Unión Soviética, la influencia de los judíos en todas las esferas de la vida es bien conocida. Hay unos 5 millones de judíos en Rusia europea frente apenas unos 250.000 en Rusia asiática.

En la zona europea de la URSS, los judíos se clasifican según su profesión, más o menos como sigue:

Agricultura                            9.1%
Trabajadores urbanos    14.8%
Comercio                             20.0%
Empleados del Estado    23.4%

Profesiones liberales, medicina, prensa, teatro, etc…32.7%

Durante la solución final, se deberá conducir a los judíos al servicio de trabajo al Este. En grandes columnas de trabajo y separados por sexo, se trasladará a esas zonas a los judíos capaces de trabajar, para que construyan carreteras; no hay duda alguna de que se perderá a una gran proporción de ellos como consecuencia de una selección natural.

Los que queden; necesitarán un tratamiento adecuado, porque sin duda alguna representan la parte [físicamente] más resistente y con su liberación, se podrían transformar en el germen de una resurrección judía (pruebas de ello las da la historia).

Durante la ejecución de la solución final, Europa será revisada a fondo, desde el Oeste hasta el Este. A causa del problema de alojamiento y de las demás necesidades socio-politicas, se tratará en primer lugar la zona del Reich, incluyendo los protectorados de Bohemia y Moravia.

Primeramente, los judíos evacuados serán trasladados por trenes hacia los denominados ghettos de tránsito, con el fin de transportarlos luego al Este.

El SS Obergruppenführer Heydrich señaló además, que una importante condición previa para realizar la evacuación general, es la determinación precisa de los grupos de personas involucradas.

No se intentará evacuar a los judíos de más de 65 años de edad, sino que se los colocará en un ghetto de personas mayores, Theresienstadt.

Además de estos grupos de personas ancianas, un 30% de los 280.000 judíos que se encuentran en Altreich y en Ostmark al 31 de octubre de 1941, tiene más de 65 años de edad. En el ghetto de judíos ancianos, se admitirá a los judíos lisiados de guerra, así como a los judíos con condecoraciones de guerra (EK I) [La cruz de hierro de primera clase]. Esta solución apropiada eliminará de una vez numerosas solicitudes de excepciones.

El inicio de las mayores operaciones de evacuación individual y grupal dependerá, en gran parte, de los desarrollos militares. Con respecto de la manera de tratar la solución final en las zonas europeas ocupadas por nosotros o bajo nuestra influencia, hemos propuesto que los funcionarios que se ocupan de estos asuntos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, consulten con los expertos adecuados de la Policía de Seguridad y del SD.

En Eslovaquia y en Croacia, el asunto ya no es tan difícil, puesto que allí los problemas pertinentes más esenciales ya han sido solucionados. En Rumania también, el gobierno ha nombrado a un plenipotenciario para los asuntos judíos. A Hungría se deberá imponerle en un futuro próximo un consejero para las cuestiones judías.

Según el SS Obergruppenführer Heydrich, se deberá establecer contactos con el Jefe de la Policía de Italia acerca de estos asuntos, para poner en marcha los preparativos para plantear el problema.

En Francia ocupada y en Francia no-ocupada, la concentración de los judíos que habrán de ser evacuados se realizará sin grandes dificultades.

Sobre este punto, el Subsecretario de Estado Luther declaró que en varios países, como los países nórdicos, el trato a gran escala de este problema tropezará con dificultades, y que por consiguiente, en aquellos países

seria acertado postergar la acción por el momento. Dado el pequeño número de judíos allí involucrados, esta postergación en ningún caso será un obstáculo significativo.

Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores no prevé ninguna dificultad importante en el Sud-Este y Oeste de Europa.

El SS Gruppenführer Hofmann opina que se debe enviar a Hungría a un especialista de la Oficina Central para la Raza y el Asentamiento para que les dé una orientación general cuando el jefe de la Seguridad y del SD tome allí el asunto en mano. Se decidió que un especialista de la Oficina Central para la Raza y el Asentamiento, que no desempeñará un papel activo, será designado oficialmente como asistente temporal agregado de la policía.

IV.    Las leyes de Nuremberg deben constituir una base para la realización del proceso de la solución final; pero como condición previa a una eliminación total del problema, se necesitarán también soluciones a las cuestiones de los casamientos mixtos y de Mischlinge.

Luego, el Jefe de la Policía de Seguridad y de los SD discutió en forme; teórica los siguientes puntos relacionados con una carta del Jefe de la Cancillería del Reich:

1. Tratamiento de los Mischlinge de primer grado.

Los Mischlinge de primer grado se encuentran en la misma posición que los judíos respecto de la solución final de la cuestión judía.

Quedarán extentos de este tratamiento las personas siguientes:

a) Los Mischlinge de primer grado que estén casados con personas de sangre alemana, y de cuyos casamientos hayan nacido hijos (Mischlinge de segundo grado). Estos Mischlinge de segundo grado se encuentran básicamente en la misma posición que los alemanes.

b) Los Mischlinge de primer grado que obtuvieron hasta la fecha excepciones en ciertas áreas vitales, por parte de las más altas autoridades del Partido y del Estado. Se deberá examinar de nuevo cada caso individual, y no se puede excluir que la nueva decisión empeore la situación de los Mischlinge.

Como cuestión de principio, las bases para conceder una excepción serán siempre los méritos de los propios Mischlinge (y no los méritos de los padres o cónyuges de sangre alemana).

Los Mischlinge de primer grado, que quedarán apartados de la evacuación, serán esterilizados de manera de impedir toda reproducción y terminar definitivamente con el problema de los Mischlinge. La esterilización será voluntaria, pero constituirá una condición para permanecer en el Reich. Tras ésta, el Mischling esterilizado quedará libre con respecto de todos los reglamentos restrictivos a los que se veía sometido anteriormente.

2) Tratamiento de los Mischlinge de segundo grado.

En principio, se clasificará a los Mischlinge de segundo grado como personas de sangre alemana, exceptuando los casos siguientes, en los que se considera a los Mischlinge de segundo grado de igual manera que a los judíos:

a) Descendiente de Mischling de segundo grado nacido de un casamiento bastardo (siendo Mischlinge ambos cónyuges).

b) Apariencia racial particularmente desfavorable del Mischling de segundo grado, que lo clasifica como judío, sólo bajo criterios únicamente externos.

c) Negativos informes políticos o de la policía sobre el Mischling de segundo grado, que indiquen que éste se siente y comporta como un judío.

Incluso en estos casos, no se harán excepciones cuando el Mischling de segundo grado esté casado con una persona de sangre alemana.

3) Casamientos entre judíos plenos y personas de sangre alemana.

Aquí se decidirá, caso por caso, si se deberá evacuar al cónyuge judío o si se lo enviará a un ghetto para ancianos, tomando en consideración los efectos que esta medida podría tener sobre los parientes alemanes de la pareja mixta.

4) Casamiento entre Mischlinge de primer grado y personas de sangre alemana.

a) Sin hijos.

Si no nacieron hijos del casamiento, se evacuará al Mischling de primer grado, o se le enviará a un ghetto para ancianos. (El tratamiento es el mismo que para los casamientos entre judíos plenos y personas de sangre alemana, [véase] apartado 3.)

b) Con hijos.

Si existen hijos nacidos de este casamiento (Mischlinge de segundo grado), y si se les considera equivalentes a judíos, se los evacuará o se los enviará a un ghetto, junto con los Mischlinge de primer grado. Cuando se considere a estos hijos personas de sangre alemana (como es la regle), igualmente se dispensará de la evacuación, tanto a ellos como a los Mischlinge de primer grado.

5) Casamiento entre un Mischling de primer grado y un Mischling de primer grado 0 un judío.

En estos casamientos, se deberá tratar a todas las partes (incluso a los hijos) como judíos, y por consiguiente se los evacuará y se los enviará a un ghetto para ancianos.

6) Casamiento entre un Mischling de primer grado y un Mischling de segundo grado.

Se evacuará y enviará a un ghetto de ancianos a ambos cónyuges del casamiento, tengan hijos o no, pues se considera habitualmente que los hijos recibieron una inoculación de sangre judía más fuerte que los Mischlinge de segundo grado.

El SS Gruppenführer Hofmann piensa que se deberá hacer amplio uso de la esterilización pues cuando los Mischlinge tengan la posibilidad de escoger entre la evacuación o la esterilización, preferirán escoger la esterilización.

El Secretario de Estado, Dr. Stuckart , observó que de este modo, los aspectos prácticos de las posibles soluciones arriba propuestas para resolver los problemas de casamientos mixtos y de Mischlinge, ocasionarán un trabajo administrativa sin fin. El Secretario de Estado, Dr. Stuckart, propone por ello una esterilización obligatoria, de modo que considere las realidades biológicas.

Para simplificar el problema de los Mischlinge se deben tener en cuenta posibilidades adicionales, con el objetivo de que el legislador pueda decidir algo así como: “estos casamientos quedan disueltos”.

En la cuestión relativa a los efectos que la evacuación de los judíos puede tener sobre la economía el Secretario de Estado N e u m a n n , declaró que por el momento y mientras no se disponga de substitutos, no se puede evacuar a los judíos que estén empleados en las industrias de guerra esenciales.

El SS Obergruppenführer Heydrich señaló que, conforme con las directivas aprobadas por él y relativas a la ejecución de la evacuación corriente, no se evacuará a estos judíos.

El Secretario de Estado, Dr. Bühler, observó que, si se inicia la solución final de este problema en el Gobierno-General, éste lo acoger bien, pues allí la cuestión del transporte no desempeña un papel importante, y las consideraciones de permanencia en trabajo no van a impedir el curso de esta operación. Lo antes posible se deberá trasladar a los judíos fuera del Gobierno-General, pues es allí en particular, donde el judío constituye un importante peligro como portador de epidemias y también donde, al mismo tiempo, causa desórdenes constantes en la estructura económica del país, por su continua actividad en el mercado negro. Es más, la mayoría de los 2,5 millones de judíos considerados es en todos los casos inepta para el trabajo.

El Secretario de Estado, Dr. Bühler, declaró además que el Jefe de la Policía de Seguridad y del SD es el responsable de la solución a la cuestión judía y que su trabajo tiene el apoyo de las autoridades del Gobierno-General. El sólo pide que se resuelva lo antes posible la cuestión judía de esta zona.

Como conclusión, tuvo lugar una discusión sobre las distintas formas que podría tomar la solución, y sobre este particular tanto el Gauleiter Dr. Meyer, como el Secretario de Estado, Dr. Bühler , opinaron que localmente en la zona involucrada, se debería realizar cierto trabajo preparatorio de la solución final, pero que al hacerlo se deberá evitar alarmar a la población.

La Conferencia finalizó con un pedido del Jefe de la Policía de Seguridad y del SD a los participantes a la Conferencia, al apoyo necesario para realizar las tareas de la solución [final].

#alemania, #holocausto, #nazismo

Kennedy ante el Muro de Berlín, 1963

Kennedy pronunciando su discurso en Berlín

Dos mil años hace que se hiciera alarde de que se era “Civis Romanus sum”. Hoy en el mundo de la libertad se hace alarde de que “Ich bin ein Berliner” [“Yo también soy berlinés”].

Hay mucha gente en el mundo que realmente no comprende o dice que no lo comprende cuál es la gran diferencia entre el mundo libre y el mundo comunista. Decidles que vengan a Berlín.

Hay algunos que dicen que el comunismo es el movimiento del futuro. Decidles que vengan a Berlín.

Hay algunos que dicen en Europa y en otras partes “nosotros podemos trabajar con los comunistas”. Decidles que vengan a Berlín.

Y hay algunos pocos que dicen que es verdad que el comunismo es un sistema diabólico pero que permite un progreso económico. Decidles que vengan a Berlín.

La libertad tiene muchas dificultades y la democracia no es perfecta. Pero nosotros no tenernos que poner un muro para mantener a nuestro pueblo, para prevenir que ellos nos dejen. Quiero decir en nombre de mis ciudadanos que viven a muchas millas de distancia en el otro lado del Atlántico, que a pesar de esta distancia de vosotros, ellos están orgullosos de lo que han hecho por vosotros, desde una distancia en la historia en los últimos 18 años.

No conozco una ciudad, ningún pueblo que haya sido asediado por dieciocho años y que vive con la vitalidad y la fuerza y la esperanza y la determinación de la ciudad de Berlín Occidental.

kennedy en Berlín. Vista general del público

Mientras el muro es la más obvia y viva demostración del fracaso del sistema comunista, todo el mundo puede ver que no tenemos ninguna satisfacción en ello, para nosotros, como ha dicho el Alcalde, es una ofensa no solo contra la historia, sino también una ofensa contra la humanidad, separando familias, dividiendo maridos y esposas y hermanos y hermanas y dividiendo a la gente que quiere vivir unida.

¿Cuál es la verdad de esta ciudad de Alemania? La paz real en Europa nunca puede estar asegurada mientras a un alemán de cada cuatro se le niega el elemental derecho de ser un hombre libre, y que pueda elegir un camino libre.

En dieciocho años de paz y buena confianza esta generación de alemanes ha percibido el derecho a ser libre, incluyendo el derecho a la unión de sus familias, a la unión de su nación en paz y buena voluntad con todos los pueblos.

Vosotros vivís en una defendida isla de libertad, pero vuestra vida es parte de lo más importante. Permitirme preguntaros a vosotros como yo concluyo, elevando vuestros ojos por encima de los peligros de hoy y las esperanzas de mañana, más allá de la libertad meramente de esta ciudad de Berlín y todos los pueblos de Alemania avanzan hacia la libertad, más allá del muro al día de la paz con justicia, más allá de vosotros o nosotros de toda la humanidad.

La libertad es indivisible y cuando un hombre es esclavizado ¿quién está libre? Cuando todos son libres, ellos pueden mirar a ese día, cuando esta ciudad está reunida y este país y este gran continente de Europa esté en paz y esperanza.

Cuando ese día finalmente llegue y la gente del Berlín Occidental pueda tener una moderada satisfacción en el hecho de que ellos están en la línea del frente casi dos décadas.

Todos los hombres libres, dondequiera que ellos vivan, son ciudadanos de Berlín. Y por lo tanto, como hombres libres, yo con orgullo digo estas palabras “Ich bin ein Berliner” [“Yo también soy berlinés”].

Kennedy, Berlín, 11 de junio de 1963

#ee-uu, #kennedy, #rda

El problema del desarme, 1932

La fotografía muestra a Albert Einstein (Alemania, 1879-1955) y al Gobernador de California, James Rolph, Jr.; fue tomada en la casa de Einstein en Pasadena. 1932

Académico y físico de origen judío. Uno de los más influyentes científicos del siglo XX. Su propuesta conocida como “Teoría de la relatividad” marcó un hito en la ciencia moderna. Recibió el Premio Nobel de Física en 1921. Obras: La relatividad: la teoría especial y restringida (1916), Sobre el sionismo (1931), Los constructores del Universo (1932), ¿Por qué la guerra? (1933), con el famoso psicoanalista Sigmund Freud, El mundo como yo lo veo (1934), La evolución de la Física (1938), con el físico polaco Leopold Infeld, En mis últimos años (1950).

La realización de los planes para el desarme se ve obstaculizada especialmente por el hecho de que nadie, en general, se dio cuenta de la enorme dificultad del problema. La mayor parte de los objetivos son logrados con solo dar algunos pequeños pasos: así, se piensa en la supresión de la monarquía absoluta, mediante la democracia. Pero aquí se está frente a un problema que no se resuelve gradualmente, dando pequeños pasos.

Mientras no se haya anulado la posibilidad de las guerras, las naciones no permitirán que se les prive de la probabilidad de salir victoriosas de la próxima contienda y se prepararán de la mejor manera posible en el aspecto militar. Tampoco se podrá evitar que la juventud sea educada en medio de tradiciones militaristas y bélicas, ni se dejará de fomentar la vanidad nacional, de corazón mezquino combinándola con la adoración del modo de pensar y virtudes militaristas. Y ello sucederá mientras no se tome en consideración el hecho de tener en cuenta el modo de pensar y de sentir de los ciudadanos. Pues armarse no significa preparar la paz, sino afirmar y preparar la guerra. Resulta así, que no se podrá llegar al desarme mediante pasos pequeños, sino de una sola vez o no se conseguirá nada.

La realización de una modificación tan profunda en la vida del pueblo requiere, como condición previa, un enorme esfuerzo moral, la renuncia y el repudio de tradiciones fuertemente arraigadas. El que no se halla preparado para hacer que, en el caso de dificultades y controversias, la suerte de su país dependa incondicionalmente de las decisiones de un Tribunal de Arbitraje Internacional, fundamentándolo sin reservas en pactos y convenios interestatales, en realidad no está verdaderamente resuelto a la anulación de las guerras. Aquí es donde cabe la fórmula: todo o nada.

No se puede dejar de reconocer que todos los esfuerzos realizados hasta ahora para asegurar la paz se han malogrado debido a la insuficiencia de los compromisos que se perseguían.

El desarme y la seguridad solo se pueden alcanzar en mutua combinación. Solamente la obligación contraída por todas las naciones, de llevar a la realización y ejecución las decisiones del tribunal Internacional, puede proporcionar la seguridad apetecida.

Resulta así que nos encontramos frente a una disyuntiva. Está en nuestras manos hallar la senda hacia la paz, o seguir el mismo camino de la violencia brutal, indigno de nuestra civilización, por el que hemos marchado hasta ahora. Por un lado nos sonríe la libertad del individuo y la seguridad de las comunidades y, por el otro nos amenaza la esclavitud de la personalidad y la destrucción de la civilización. Nuestro destino será, precisamente, aquel que merezcamos.

Albert Einstein: Cómo veo el mundo. Buenos Aires: Siglo veinte, 1988. Discurso emitido en 1932, en la Conferencia sobre el desarme, Ginebra.

#einstein

¿Qué es la no-violencia?

Mohandas Gandhi, marzo de 1922

Debo tal vez explicar a la opinión pública de la India y también a la de Inglaterra, a la cual este proceso tiene por fin dar satisfacción, por qué de súbdito leal y ferviente cooperador me he convertido en descontento e intransigente no-cooperador. Debería explicar igualmente al Tribunal por qué me reconozco culpable de haber estimulado la sedición de un Gobierno establecido en la India por la Ley.

Mi actividad pública empezó en África del Sur, en 1893, en un momento crítico. Las primeras relaciones que tuve con las autoridades británicas de este país no tuvieron nada de agradables. Descubrí que no tenía ningún derecho como hombre y como indio; o, más exactamente, descubrí que no tenía ningún derecho porque era indio.

Esto me desanimó. Me dije que esta manera de tratar a los indios era una excrecencia de un sistema de gobierno intrínsecamente bueno. Le brindé, pues, mi cooperación leal y voluntaria, criticándolo sin irritación cuando consideraba que se equivocaba, pero sin desear jamás su destrucción.

Por eso, cuando en 1899 la existencia del Imperio fue amenazada por la guerra de los boers, ofrecí mis servicios, formé un cuerpo de camilleros voluntarios y cooperé en varios reclutamientos que tuvieron lugar para salvar Ladysmith. En 1906, en la época de la sublevación de los zulús, formé un cuerpo de enfermeros y serví hasta el fin de la revuelta. Me condecoraron en ambas ocasiones y fui citado en el orden del día. Por mis servicios en África del Sur, Lord Harding me remitió la medalla de oro Kaiser-Hind. Cuando en 1914 estalló la guerra entre Inglaterra y Alemania, formé un cuerpo de camilleros de ambulancia voluntarios, compuesto por indios que se encontraban en Londres, estudiantes la mayor parte. Su utilidad fue reconocida por las autoridades. En fin, cuando en 1918, en la Conferencia de la guerra que tuvo lugar en Delhi, Lord Chelmsford hizo un apremiante llamamiento a la juventud para lograr su alistamiento, me apresuré con tanto entusiasmo a organizar un cuerpo sanitario en Khedda que comprometí seriamente mi salud.

En todos estos esfuerzos me movía la convicción de que dichos servicios me permitirían obtener para mis compatriotas una plena igualdad legal en el Imperio.

El primer desengaño llegó bajo la forma del Acta Rowlatt, encaminada a robar al pueblo su verdadera libertad. Comprendí que necesitaba luchar vigorosamente contra esta ley. Después vinieron los horrores del Punjab, que empezaron por la matanza de Jallianwala Bahg y llegaron a su punto culminante cuando se dio la orden de hacer arrastrar a las gentes por el suelo, azotarlos públicamente y otras humillaciones indescriptibles; sospeché que la promesa hecha por el primer ministro a los musulmanes de la India, respecto a la integridad de Turquía y de los santos lugares del Islam, no sería cumplida. Y a pesar de esos presagios, a pesar de los consejos de mis amigos que me habían puesto en guardia en el Congreso de Amritsar de 1919, sostuve la cooperación y la aplicación de las reformas Montague-Chelmsford, porque todavía esperaba que el primer ministro mantendría sus promesas a los musulmanes, que se curarían las heridas del Punjab, y que las reformas, por poco adecuadas y satisfactorias que fuesen, serían el comienzo de una era de esperanza para la India.

Pero toda la esperanza que había alimentado se desplomó; la promesa hecha al Califato no fue mantenida, el crimen cometido en el Punjab fue disculpado y la mayor parte de los culpables no solamente no fueron castigados, sino que continuaron cobrando de las arcas de la India; algunos incluso fueron ascendiendo. Me di cuenta igualmente de que las reformas no indicaban el principio de una transformación de los sentimientos del Gobierno hacia nosotros, sino un método para debilitar a la India, tomarle todas sus riquezas y prolongar su servidumbre.

A pesar mío, llegué a la conclusión de que nuestra asociación con Gran Bretaña había convertido a la India en más importante que nunca política y económicamente. Una India desarmada no puede defenderse contra un agresor aunque quisiera batirse con él. Nos encontramos en una situación tal que algunos de nuestros hombres más capaces consideran que harán falta varias generaciones hasta que la India pueda vertirse en un Dominio. El país ha llegado a tal extremo que apenas puede resistir el hambre. Antes de la venida de los ingleses, la India tejía e hilaba lo suficiente para que sus millones de parados pudieran añadir a los débiles recursos de la agricultura un mínimo vital. Esta industria casera, tan importante para la existencia de la India, ha sido arruinada por procedimientos inhumanos y crueles, descritos por ingleses que han sido sus testigos. Los habitantes de las ciudades apenas saben cómo las masas de la India, medio muertas de hambre, van sucumbiendo lentamente de inanición, apenas saben que su despreciable confort proviene de las comisiones que reciben del explotador extranjero y que estas comisiones y estos beneficios han sido arrancados a las masas. No se dan cuenta de que el Gobierno establecido por la Ley en la India sólo existe para explotar a la masa. Ningún sofisma, ningún malabarismo con las cifras puede ocultar el evidente testimonio de los esqueletos que se ven en gran número de aldeas. No dudo de que tanto Inglaterra como los habitantes de las ciudades de la India, si existe un Dios por encima de nosotros, tendrán que responder ante Él por este crimen contra la humanidad que no tiene igual en la historia. También la Ley de ese país es puesta al servicio del explotador extranjero. Mi estudio imparcial de los procesos juzgados por la ley marcial del Punjab me ha convencido de que el noventa y cinco por ciento de las condenas fueron injustas; la experiencia que tengo de los procesos políticos me ha conducido a esta conclusión: nueve sobre diez de los hombres condenados eran absolutamente inocentes Su crimen consistía en amar a su país. De cada cien casos que se presentan a los Tribunales de la India, en noventa y nueve de ellos no se hace justicia a los indios sino a los ingleses. No exagero. Es la experiencia de cada indio que haya tenido alguna relación con este tipo de causas. A mi juicio, la administración de la Ley, consciente o inconscientemente, se ha prostituido al servicio del explotador. […]

En mi opinión, la no-cooperación con el mal es un deber tan evidente como la cooperación con el bien […]. Yo he querido mostrar a mis compatriotas que la cooperación violenta no hacía más que aumentar el mal, y dado que el mal solo se mantiene por violencia, era necesario, si no queríamos fomentar el mal, abstenernos de toda violencia. La no-violencia pide el sometimiento voluntario a la pena en que se incurra por no haber cooperado con el mal

Declaración de M. Gandhi en “El gran proceso” celebrado en 1922 por los artículos escritos en 1921 en la revista Joven India […]

#gandhi, #india

Bombardeo de área y bombardeo estratégico

Albert Speer (Mannheim, 19 de marzo de 1905 – Londres, 1 de septiembre de 1981)

«Aquellos ataques aéreos llevaban la guerra al corazón de Alemania. En las ciudades devastadas y asoladas por las llamas experimentábamos la presión directa y cotidiana de la guerra, y eso nos estimulaba y nos incitaba a dar al máximo.

Los sufrimientos impuestos a la población no quebrantaron su resistencia. Mis visitas a las fábricas de armamento y mis contactos con el hombre de la calle me dieron la impresión de que, al contrario, nuestro pueblo estaba cada vez más enardecido. Es posible que la disminución de la producción, evaluada en un 9 por 100, fuera compensada ampliamente por la intensificación de los esfuerzos de los alemanes.

Los considerados medios que se dedicaron a la defensa del territorio fueron la causa de este descenso en la producción. En 1943 el territorio del Reich y los teatros de operaciones situados al oeste estaban erizados de 10.000 cañones antiaéreos pesados, que bien podrían haberse utilizado en Rusia contra los tanques o contra sus objetivos en tierra. Además, sin ese segundo frente, el frente aéreo desplegado a lo largo de todo el país, la cantidad de municiones necesarias para nuestra defensa anticarro podría haberse multiplicado por dos aproximadamente. Para colmo, cientos de miles de jóvenes soldados eran empleados para la defensa antiaérea. La industria óptica consagraba un tercio de su producción a visores para las baterías antiaéreas, la electrónica dedicaba cerca de la mitad de su producción a aparatos de radiogoniometría y de transmisión para la defensa antiaérea. Todo esto explica que, a pesar del elevado nivel de las industrias eléctricas y óptica de Alemania, nuestras tropas combatientes en el frente estuvieran mucho peor equipados en material moderno que los ejércitos occidentales.

Era un hecho, como me di cuenta muy pronto, que los bombardeos habrían podido de sobra decidir la guerra desde 1943, si se hubiera intentado aniquilar los centros de producción de armamento, en lugar de dedicarse al bombardeo masivo pero a ciegas. El 11 de abril de 1943 propuse a Hitler constituir una comisión formada por expertos de la industria, con la misión de escoger los objetivos estratégicos, que, para la economía energética de la URSS, eran de una importancia vital. En todo caso, no fue Alemania, sino la aviación británica, quien por primera vez intentó variar de forma determinante el rumbo de la contienda destruyendo uno de los centros vitales de nuestra economía de guerra, siguiendo en cierto modo el principio de paralizar sectores de producción determinados. Al igual que se puede detener el funcionamiento de un motor suprimiendo una sola de sus piezas, la RAF intentó el 17 de mayo de 1943 aniquilar el centro vital de nuestra producción de armamentos, enviado 19 bombarderos a destruir las presas del Rhur …

Bombardeos en Hamburgo, 1943

Mientras yo me esforzaba por llamar la atención de Hitler y del Estado Mayor de la Luftwaffe sobre objetivos importantes, nuestros enemigos occidentales lanzaron, en el espacio de ocho días, del 25 de julio al 2 de agosto, cinco ataques masivos sobre la misma ciudad, a saber, Hamburgo. Esta operación iba en contra de todas las consideraciones tácticas, pero por ello tuvo consecuencias menos desastrosas. Desde los primeros ataques las conducciones de agua fueron destruidas, aunque a partir de los ataques siguientes los bomberos ya no pudieron extinguir el fuego, se declararon incendios gigantescos, las llamas se arremolinaban furiosamente como verdaderos ciclones, el asfalto de las calles comenzó a quemarse, la genta quedaba asfixiada en sus sótanos o carbonizadas en plena calle. Los efectos de aquellos ataques no pueden compararse sino a los de un terremoto».

Albert Speer, En el corazón del Tercer Reich, 1969

#alemania, #armamento