Los presupuestos básicos de los sistemas bismarckianos

Otto von Bismarck

«Los dos grandes objetivos de la política de Bismarck son:

1. La supremacía de Alemania en Europa y de la raza germánica en el mundo.

2. La neutralización del poder e influencia de la raza latina en Francia y en cualquier otro lugar.

Para conseguir estos objetivos no se detendrá ante nada mientras viva, por lo que debemos estar preparados para cualquier sorpresa en el futuro […]

Tengo la sensación de que el restablecimiento del futuro equilibrio de poder en Europa sobre la base de una paz general es el objetivo diplomático por el que debemos trabajar y que nada puede hacerse mientras los alemanes no hayan conseguido su oro francés y los franceses se deshagan de los soldados alemanes. Los alemanes ven la guerra de venganza como algo inevitable y están haciendo inmensos preparativos para ello. Alemania es en realidad un gran campo preparado para lanzarse a la guerra en el plazo de una semana con un millón de hombres […].

Thiers está otra vez enemistado con Berlín, porque el gobierno ruso ha advertido al gobierno alemán de que Thiers está trabajando para atraer a Rusia a la alianza anglo-francesa contraria a sus deseos. Yo mismo creo que la alianza o acuerdo entre Rusia y Alemania […] es real, íntima y sincera, y que han acordado proteger a Austria con tal de que esta les obedezca y sirva, pero ¡ay de Austria si intentase algún día ser independiente! Entonces, los elementos alemanes y eslavos de que se compone serán empujados a gravitar en torno a sus centros naturales, dejando a Hungría y sus dependencias como un vasallo semioriental de Alemania y Rusia […]».

Carta de Odo Rusell, embajador británico en Berlín al embajador británico en París, 14 de marzo de 1873

Anuncios

#alemania, #reino-unido