La canción de amor y muerte de Lili Marleen

Marlene Dietrich

Allá donde solo tiene sentido la añoranza y el recuerdo de lo lejano, diariamente sonaba los sones de una canción en la voz de una seductora mujer que acariciaba el alma de los contendientes en el desierto. Sin remedio, poco antes de las diez de la noche desde Radio Belgrado tomada por las tropas alemanas, se difundía hasta las arenas del desierto la melodía que anunciaba la caída del día y el comienzo de la noche, como el eterno juego del Eros y el Tánatos, la música y la letra de ésta canción que se convertiría en el estandarte de la paz: “La única contribución positiva dada por los nazis al mundo” según el escritor norteamericano John Steinbeck.

La canción escrita en 1915 por Hans Leip y musicada en los treinta por Norbert Schultze (1938), un compositor nazi muy conocido por dar impulso a las bombas alemanas en Inglaterra con su música, es interpretada por primera vez por la alemana Lale Andersen, una cantante enamorada de un judío. La canción se origina en dos amores de Leip (Lili y Marleen) dos amores fracasados, aunque algunos lo atribuyen al amor platónico sobre una sobrina de Sigmund Freud que se casó con uno de sus mejores amigos.

Versionada a 48 idiomas, es con la cantante y actriz alemana nacionalizada norteamericana Marlene Dietrich con la que alcanza su mayor resonancia internacional, una canción alemana nacionalizada para los aliados por una cantante contraria a los nazis y nacionalizada norteamericana. Es una usurpación en toda regla, es un botín de un valor incalculable. Una canción escrita para dar cobijo al alma atormentada por la lejanía y la soledad de los soldados alemanes que describe la necesidad de rescatar un amor perdido o lo que es lo mismo de volver a casa, se convierte en una canción de paz y esperanza para el mundo occidental. Los aliados han ganado la guerra, y como Elena de Troya, Lili es apropiada para el mundo libre.

Esta versión alemana es la única que conserva en su última estrofa el triunfo de la muerte, por ello, desapareció del resto de las versiones no alemanas. Una canción inolvidable, una canción de un joven guerrero cantada por una mujer, una canción de una unidad bajo una farola que se desgarra en dos mitades que se buscan eternamente sin jamás encontrarse, como la realidad y el deseo, como el Eros y el Tánatos, como la vida y la muerte, como los alemanes y los ingleses, como Lale Andersen y Marlene Dietrich, pero que al final se encuentran cuando suena …wie einst, LILI MARLEEN.

Información tomada en Siroco. Viento sudeste, 3 de mayo de 2009

Vor der KaserneVor dem großen

TorStand eine Laterne

Und steht sie noch davor

So woll’n wir uns da wieder seh’n

Bei der Laterne wollen wir steh’n

Wie einst Lili Marleen.

Unsere beide Schatten

Sah’n wie einer aus

Daß wir so lieb uns hatten

Das sah man gleich daraus

Und alle Leute soll’n es seh’n

Wenn wir bei der Laterne steh’n

Wie einst Lili Marleen.

Schon rief der Posten,

Sie blasen Zapfenstreich

Das kann drei Tage kosten

Kam’rad, ich komm sogleich

Da sagten wir auf Wiedersehen

Wie gerne wollt ich mit dir geh’n

Mit dir Lili Marleen.

Doch mich vergaß sie lang

Und sollte mir ein Leid gescheh’n

Wer wird bei der Laterne stehen

Mit dir Lili Marleen?

Aus dem stillen Raume,

Aus der Erde Grund

Hebt mich wie im Traume

Dein verliebter Mund

Wenn sich die späten Nebel drehn

Werd’ ich bei der Laterne steh’n

Wie einst Lili Marleen.

Frente al cuartel,

delante del portón,

había una farola,

y aún se encuentra allí.

Allí volveremos a encontrarnos,

bajo la farola estaremos.

Como antes, Lili Marleen.

Nuestras dos sombras

parecían una sola.

Nos queríamos tanto

que daba esa impresión.

Y toda la gente lo verá,

cuando estemos bajo la farola.

Como antes, Lili Marleen.

El centinela me avisa:

“Están pasando revista

Esto te va a costar tres días”

Camarada, ya voy

Entonces nos decíamos adiós

Me habría ido encantado contigo

Contigo, Lili Marleen

La farola conoce tus pasos

tu delicado andar

todas las noches se enciende

pero a mí me olvidó ya

Y si algo malo me pasara un día

¿Quién se pondría bajo la farola

Contigo?, Lili Marleen

Desde el espacio silencioso

Desde el fondo  de la tierra

Me mantienen como en un sueño

tus adorables labios

Cuando se arremolinen las nieblas tardías,

junto a la farola yo estaré

Como antes, Lili Marleen.

#alemania