Los efectos del crecimiento demográfico en Alemania

«Alemania está a la cabeza de todas las naciones europeas de hoy en la tasa anual de crecimiento de la población, aunque la tasa de natalidad en este país es más baja que en otros, como Rusia, que tiene 49,5 %,.; Austria, 36,6, y Hungría, 37,9. El mayor incremento de la población de Alemania, a pesar de una natalidad menor, se explica por la baja tasa de mortalidad en comparación con los países mencionados […]. En 1820, Francia tenía cuatro millones más de población que Alemania; ahora, Alemania tiene veinte millones más que Francia, a pesar del drenaje de la emigración que el primero ha soportado y del cual Francia ha quedado prácticamente libre. En menos de cien años la relación ha cambiado tanto que Francia, que era entonces la más grande, es ahora sólo dos tercios del tamaño de Alemania, en lo que respecta a la población. La importancia del incremento de los efectivos de la nación alemana se hace más palpable cuando vemos sus efectos sobre el carácter industrial de la gente. Las naciones progresan, por regla general, sólo cuando se ven forzadas a hacerlo así por circunstancias que les obligan a ello.

Cuadro del crecimiento de la poblacion europea (1850-1910)

La presión de un incremento de la población sobre los recursos de un país es una de las causas más determinantes del progreso industrial. Cuando el número medio de hijos en una familia es de dos, los hijos pueden acceder a los puestos de sus padres y, sin ninguna iniciativa por su parte, ocupar cómodamente un puesto en la vida por lo menos como el de sus padres, y continuar viviendo de la misma forma a la que estaban acostumbrados. Así sucede con la población campesina en Francia. Por esta razón está faltando en este país la presión de un proletariado en incremento y en demanda de trabajo en la industria.

La situación es diferente en Alemania, donde las familias numerosas son abundantes. Cada niño puede esperar heredar, por lo menos, una parte del patrimonio paterno, y a menos que sea capaz de adquirir ingresos independientemente de los que proceden de su herencia, debe, inevitablemente, caer en una clase económicamente más baja que aquella en la que había nacido. En un país de tan rígidas divisiones sociales como Alemania, esta degradación económica da lugar a fuertes resistencias.

En los distritos donde los pequeños campesinos propietarios poseen tierras que son demasiado pequeñas para dividirlas, prevalece el que un hijo herede del padre e hipoteque las propiedades para satisfacer las reclamaciones de los coherederos. Los otros hijos buscan puestos de trabajo en las ciudades y centros manufactureros, y se integran en el ejército de los trabajadores asalariados. Tenemos aquí presente uno de los requisitos de la producción capitalista: un proletariado reclamando trabajo».

E. D. Howard: The Cause aud Extent of the Recent Industrial Progress of Germany, Boston, Mass., 1907

Anuncios

#alemania, #demografia