Edicto imperial de rendición de Japón

El Edicto Imperial de Rendición fue el discurso pronunciado por el emperador Hirohito, anunciando efectivamente de que Japón se rendiría, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial. Para ser precisos, sólo comunicó al pueblo japonés que Japón aceptaba los términos de la Declaración de Potsdam (que, entre otras cosas, estipulaba la rendición incondicional de Japón).
Hiro Hito

Hiro Hito

Para nuestros buenos y leales súbditos:

Después de considerar profundamente las tendencias generales del mundo y las condiciones reales existentes en nuestro Imperio, hemos decidido terminar con la presente situación, recurriendo a una medida extraordinaria. [1]

Hemos ordenado a nuestro gobierno que les comunique a los gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña, China y la Unión Soviética que nuestro Imperio acepta las disposiciones de su Declaración Conjunta [Potsman]. [2]

Esforzarnos por lograr la prosperidad común y la felicidad de todas las naciones, así como la seguridad y el bienestar de nuestros asuntos, ha sido la obligación solemne que nos ha sido legada por nuestros antepasados imperiales, y que nosotros poníamos cerca del corazón. De hecho, declaramos la guerra a los Estados Unidos y Gran Bretaña con nuestro sincero deseo de afianzar la autopreservación de Japón y la estabilización de Asia Oriental, quedando muy lejos de nuestro pensamiento quebrantar la soberanía de otras naciones o embarcarse en la expansión territorial.

Pero ahora la guerra ha durado casi cuatro años. A pesar de que todos han dado lo mejor —la lucha valiente del ejército y de las fuerzas navales, la diligencia y dedicación de nuestros servidores del Estado y el servicio devoto de nuestros cien millones de súbditos—, la situación de la guerra no se ha desarrollado necesariamente en provecho de Japón, mientras las tendencias generales del mundo se han vuelto contra su interés. Además, el enemigo a empezado a utilizar una bomba nueva y muy cruel, [3] cuya capacidad de provocar daño es realmente incalculable, provocando la muerte de muchas vidas inocentes. Si continuáramos luchando, no solo tendría como resultado el colapso y la destrucción de la nación japonesa, sino que también conduciría a la completa extinción de la civilización humana.

Siendo así el caso, ¿cómo vamos nosotros a salvar a nuestros millones de súbditos, o a expiarnos ante los espíritus benditos de nuestros Ancestros Imperiales? Esta es la razón por la que hemos ordenado la aceptación de las disposiciones de la Declaración Conjunta de las Potencias.

No podemos dejar de expresar el más profundo sentimiento de pesar a nuestros países aliados de Asia Oriental, que siempre han colaborado con el Imperio hacia la emancipación de esa región.

El pensamiento de los oficiales y soldados, así como otros que han caído en los campos de batalla, los que murieron en sus puestos del deber, o aquellos que se encontraron con una muerte prematura y el todas las familias de las víctimas, nuestro dolor de corazón noche y día. El bienestar de los heridos y los enfermos de la guerra, y de aquellos que han perdido sus hogares y medios de vida, es el objeto de nuestra preocupación profunda.

Las dificultades y sufrimientos a los que nuestra nación quedará sujeta de ahora en adelante serán ciertamente enormes. Somos plenamente conscientes de los sentimientos más profundos de todos vosotros, nuestros súbditos.

Sin embargo, es de acuerdo a los dictados del tiempo y del destino que hemos resuelto preparar el terreno para una gran paz para todas las generaciones que están por llegar soportando lo insoportable. [4]

Después de haber sido capaz de salvaguardar y mantener la estructura del Estado Imperial, estaremos siempre con ustedes, nuestros buenos y leales súbditos, confiando en su sinceridad e integridad.

Tengan estricto cuidado por cualquier estallido de emoción que pueda arriesgar complicaciones innecesarias, o cualquier altercado fraternal y conflictos que pueda crear confusión, llevar por mal camino y hacer que ustedes pierdan la confianza del mundo.

Permitan a toda la nación continuar como una familia de generación en generación, siempre firme en su fe en lo imperecedero de su tierra divina y consciente de su pesada carga de responsabilidades, y el largo camino ante él. Unamos todas nuestras fuerzas a ser consagrada a la construcción para el futuro. Cultiven las formas de rectitudes, fomenten la nobleza de espíritu y el trabajo denodado, a fin de que ustedes puedan aumentar la gloria innata del Estado imperial y conservar su lugar en el progreso del mundo.

HIROHITO, Emperador Shōwa

 [Mensaje radiado a la nación,  por Hirohito, 15 de agosto de 1945]

El ministro de exteriores japonés Mamoru Shigemitsu firma el Acta de Rendición de Japon a bordo del USS Missouri, mientras el general Richard K. Sutherland observa, 2 de septiembre de 1945.

El ministro de exteriores japonés Mamoru Shigemitsu firma el Acta de Rendición de Japon a bordo del USS Missouri, mientras el general Richard K. Sutherland observa, 2 de septiembre de 1945.


Traducción libre: © www.constitucionweb.com

[1] La frase “medida extraordinaria” se ha entendido que es una referencia al hecho de que la rendición era considerada como un acto vergonzoso en Japón, sin embargo, la frase también podría ser una referencia a la intervención personal del emperador, para asegurar la aceptación de la declaración (que fue muy irregular), o para su decisión sin precedentes para hablar directamente a la nación.
[2] El discurso no utilizó la palabra “entrega”, sino que sólo se refiríó a que “acepta las disposiciones de la Declaración Conjunta.” (Es decir, la Declaración de Potsdam) Esto puede haber desconcertado a cualquier ciudadano japonés que no sabía lo que sus disposiciones en realidad establecieron.
[3] La bomba atómica.
[4] Se infiere que el emperador se refería a la ignominia de rendirse.

Fuente: http://constitucionweb.blogspot.com/2011/01/discurso-radial-del-emperador-hirohito.html

Otra interpretación histórica del documento en: http://www.ugr.es/~feiap/ceiap1/ceiap/capitulos/capitulo04.pdf

#japon